Ritmo y pausa

         He tenido que salir del murmullo de la ciudad para darme cuenta de lo rápido que se vive. No somos conscientes de los minutos que pasan sin que te des cuenta.
Allí fuera, lejos de cualquier persona, en el campo, el tiempo pasa despacio, a veces alterado por un pájaro y otras por un ruido a lo lejos. Pero la sensación de estar en unión con la naturaleza es especial, formar parte, estar sentado delante de un pino y notar que te abraza, que notas su presencia, que te saluda majestuoso con el movimiento de sus ramas gracias a la brisa mediterranea, el paso de los segundos es lento y armonioso, permanecer inmóvil, reflexionar, pensar, imaginar todo ello ocurre en una fracción de tiempo que apenas es mínima.¿Que explicación hay? Porque el campo va a otro ritmo, la naturaleza marca otro compás, es un vals lento y pausado.

             Pero tu necesitas de esa rapidez, locura, ajetreo, porque es innato en las personas hacer, decir, calcular, programar, alterar es lo que nos mueve, no es lo que queremos pero si deseamos, porque de esa manera vivimos intensamente, arriesgando, apostando fuerte.

             Por ello encuentra siempre un vacío de todo esto, una evasión, huye,altera el ritmo, libera las barreras, porque hay otra velocidad, otro compas, otro ritmo.

Anuncios

El pánico puede mas que la comunicación: Caso ebola

       Llevo varios días queriendo escribir este post, pero no encuentro la manera de expresarme sin que caiga en errores subjetivos. Lo que quiero comentar es como se ha llevado la comunicación de crisis del ebola que ha sacudido los medios esta semana, se trata sobre el primer contagio de ebola en España.

      Un tema muy delicado, tener una protocolo estratégico en situación de crisis, un equipo de personas profesionales y que sepan de lo que están hablando, porque el pánico puede aparecer en cualquier momento por la desinformación y caos con tanto movimiento mediático.

      La gestión de la comunicación en estos momentos de crisis es importante para no llevar a confusión a la gente y por supuesto transmitir seguridad, con información sobre los riesgos en la salud publica y su seguridad, valida, veraz y transparente. Un gobierno desde todo sus estamentos debe mostrar un mensaje unido y coherente, nunca transmitir opiniones contradictorias. En este aspecto el consejero de sanidad de la comunidad de Madrid no ha estado a la altura por culpar del contagio a la paciente infectada y no guardar una linea institucional en las rueda de prensa, aportando comentarios personales que son desafortunados.

        Todo el problema surgido por la noticia del contagio de ebola se propaga con la misma rapidez que la enfermedad. esto es debido  a los muchos canales de comunicación que hay. Las redes sociales han ayudado a ello, y algún medio de comunicaciónn hacaídoo en la equivocación de publicar noticias falsas con tal de ganar audiencia, como es el caso de la Cope, publicando la noticia de que la enfermera contagiada de ebolahabíaamuerto. YY mas tarde negando la evidencia de haber lanzado esa noticia.

        En la misma linea circense de la Cope, el canal de Castilla la Mancha hace un trato frívolo sobre el contagio de la enfermera en uno de sus programas, esta no es la linea objetiva con la que los profesionales de la comunicación deben transmitir a su audiencia.Pulse para ver el video

     Escuchaba también en la cadena Ser una reflexión de @abarceloh25  al respecto de mediatizar la enfermedad: “los medios de comunicación no deben aportar al caos, podemos hacer el ridiculo”. En esa misma linea @Andystalman publica un articulo sobre como “el miedo vende”.

      Y para cerrar la semana el viernes hay una rueda de prensa donde la vicepresidenta Saez de Santamaria anuncia que se hace cargo de la situación del ebola, “desautorizando” a la ministra de Sanidad (Ana Mato). Lo que comentaba al principio de que se debería hacer, pues están haciendo todo lo contrario, no hay seguridad informativa por parte del gobierno, no hay un mensaje claro, no tienen información, declaran que la que tienen es de los medios, en definitiva, mucho trabajo por hacer.