Todo puede acabar en un momento.

  Esta semana se ha incendiado un edificio en la calle de al lado de mi casa, sin incidentes serios, nada mas que los daños materiales. En el local de al lado donde se produjo el incendio hay un negocio de pollos asados y tengo amistad con el jefe, “el empresario” le llamo, un tío joven, con ganas de trabajar, un luchador. No le importa descansar, ya que abre todos los días, dice que ahora lo que toca es “currar”, tiene una actitud que valoro mucho cuando se trata de un joven emprendedor. Tras el incendio en el primero que pensé fue en él, si había tenido daños en el asador y como se encontraba. El domingo fui a verlo, todavía tenia el susto en el cuerpo y por lo que pude hablar con él, vio muy cerca el final de lo que tanto le esta costando levantar, su negocio. Te cuento toda esta historia para que valores lo que tienes, lo que has conseguido y lo que te queda por hacer, en el momento que menos te esperas puede dar todo la vuelta. Me pongo en la piel de “el empresario” y te surgen una serie de reflexiones en la que antes no pensabas, que son las siguientes:

  • Valoras lo que tienes: cuando día a día estas en primera linea no valoras lo que estas consiguiendo  solo piensas en el esfuerzo y trabajo que desarrollas, el sacrifico que haces por levantar la persiana del local cada día y de lamentarte por no tener una cosa mejor. Hasta que pasa una desgracia como ésta y el final ha estado cerca, es cuando cambias totalmente de perspectiva, das mucha importancia a todo lo que estas haciendo y te sientes un privilegiado por tener esa oportunidad de desarrollar tu trabajo.
  • Fuerzas para seguir adelante: no tienes tiempo para caer y pensar en lo que habría pasado si….., toca centrarse, focalizar todas tus fuerzas en seguir trabando duro para llevar el negocio hacia arriba.
  • Como te planteas el futuro: ya no seguirás rutina, que se te hace cada vez mas pesada, si fuera yo, pensaría en como mejorar y aumentar la calidad del servicio a los clientes, que este hipotético final que no llego sea un punto de inflexión para mejorar aquellas áreas en las que estoy mas flojo: cambio de menús, ampliar la oferta, promociones, etc.
  • Mas humano: supongo que después de una experiencia así te vuelve mas sensible, mas humano, crees que porque te tiene que pasar a ti, pero sin embargo tienes una segunda oportunidad. Cuando eres niño dicen que te pareces a una esponja, que absorbes conocimientos, curiosidades, interés por lo que te rodea, si eres una persona que esta dispuesta a crecer, eso debes volver a potenciarlo, aprender, observar, analizar, tratar con las personas.
      Para acabar quiero que valores lo que estas haciendo, que las situaciones imprevistas surgen, las superarás, pero es importante en que estado quedas una vez pasado el mal trago. La capacidad de recuperación es esencial, para poder hacer frente a lo que tiene que venir, porque el tren no para. No te rindas, valora siempre lo que consigues, aunque sea poca cosa, para ti es un logro.
      ¿Que opinión tienes sobre esto que te he contado?¿has pasado por un mal trago y te has recuperado?¿como lo has hecho?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s