¿Como te preparas para “enamorar” a un cliente potencial?

     Alguna vez te has preguntado lo que es el titulo de este post, ¿como te preparas para un cliente potencial?. Eres de los cada día tiene que pelear en su sector con mucha competencia, cada trabajo que haces requiere dar la máxima calidad posible. ¿Tu profesionalidad y reputación avalan tus proyectos?, seguro que si. Pero ¿como te organizas tu y la plantilla para “enamorar” a un posible cliente?, sabes que te va dar mucho trabajo y proyección, pero puedes perder credibilidad en el sector sino llegas al objetivo. Todo lo anterior (reputación, profesionalidad) se pone a cero, vuelves a ser un “becario”, tienes que volver a luchar por tus logros y los de tu empresa, inicias un nuevo camino con un reto mayor, en definitiva tienes que volver enamorar, cuando te enfrentas a una situación parecida.
images
  Debes saber que hay ciertos puntos que debes mejorar, pilares fundamentales que muestran la imagen que van a tener de tu empresa. Tanto a nivel organizativo como estructural. La claves son las siguientes:
  • Implicación y confianza: por parte de la plantilla en todas las fases para llegar al producto final. Unos trabajadores implicados proporcionan un trabajo excelente y dice mucho de la cultura corporativa de la organización  Si además incluyes confianza en tu gente y en lo que hacen, la seguridad es total en cuanto a que ofreces un artículos de máxima calidad.
  • Orden y limpieza: en todos los aspectos, seas una empresa que ofrece servicios o tengas una actividad industrial. Así tengas tu casa, así te verán los que la visitan. Por ello, todo bien organizado y controlado. La nitidez en tu gestión se refleja en tu trabajo. Por supuesto las mejoras que deberías haber echo hace tiempo, tienes que hacerlas, para mostrar la eficiencia de tus instalaciones o servicios. Aprender de los errores y no dejar para  ultimo momento la solución de problemas.
  • Responsabilidad: en cada uno de tus actos, los procesos se realizan de una cierta manera para llegar a la excelencia. Eres responsable con el entorno, con la sociedad, con el medio ambiente, por supuesto con las personas. Responsable en lo que te comprometes y ofreces.
  • Seguridad en tus productos: indicar la calidad con la que tus productos se realizan, los métodos usados para un buen fin. La innovación constante en el desarrollo de nuevos productos. La investigación continua en mejorar los procedimientos.
images (1)
      Captar la atención de un cliente con potencial puede ser por detalles. Lo que habla de ti son tus productos, pero dice mucho de ti la idea que proyectas, en las maneras de gestión y organización de la empresa. Mas allá de los servicios de calidad, un cliente potencial confía en ti por lo que puedes aportarle, el valor añadido que le das a lo que ofreces, en definitiva, la capacidad y formas que tienes para “enamorar” con tu trabajo.

Trabajar bajo estrés y presión.

       Durante el año o en la jornada laboral de 8 horas se producen picos de trabajo, donde te cuesta mantener el ritmo para realizar las tareas. Tienes la sensación de que no llegas hacer todo lo que te propones, es cuando en ese momento surgen los agobios y se presenta el estrés. Los nervios afloran, no te permiten seguir y si lo haces, es con dificultad, aparece la inseguridad, el mal humor se hace presente, entras en una espiral que no lleva a un buen final.
     Te voy a comentar las sensaciones por las que pasas cuando estas agobiado por la gran cantidad de trabajo. Momentos en los cuales es esencial mantener la calma. Como debes responder a situaciones críticas, tanto en tareas como tu relación con los compañeros.
     En todos los equipos de trabajo es complicado mantener el equilibrio en la designación de tareas a cada miembro, unos pueden tener más y otros menos. Alguno será más rápido y otro no tanto, al final esto influye en la estabilidad del grupo y su capacidad de superar momentos difíciles. Estos momentos se caracterizan por:
  • Nervios: aparecen cuando no se llega a los objetivos, no se consigue la productividad o la entrega en la fecha prevista. Antes de que salgan hay anticiparse a esos momentos y diseñar un sistema que permita su gestión y control.

 

  • Responsabilidad: en situaciones de mucho trabajo, la responsabilidad de cada acción es más relevante, hay que asumir los errores y llegar a un punto de unión para evitarlos. El líder de equipo debe asumir la responsabilidad total del conjunto para que sus trabajadores ganan en tranquilidad y así quitar de preocupaciones.

 

  • Seguridad en el trabajo: importante aspecto. En situaciones de agobio, con tal de llegar a realizar los trabajos pendientes, perdemos el sentido común en algún momento. Haces tareas poniendo en riesgo tu integridad física y corriendo riesgos que no llevan a nada, porque el único perjudicado serás tú. Por tanto, seguridad ante todo.

 

  • Trabajo en equipo: las relaciones durante momentos que se complican se tensan.“Si tu no haces esto yo no hago lo otro”,  “eso no es mi trabajo”, son frases que alguna vez has oído. Lo único que hacen es romper la unión del conjunto, es lo peor que puede pasar. Un equipo de trabajo que en momentos complicados no sabe apoyarse unos a otros, está condenado a fracasar. Sin embargo otro que sepa gestionar el trabajo bajo presión, saldrá más reforzado y unido.
images (1)
           En las empresas estas situaciones se repiten a menudo, por la presión que se ejerce sobre los trabajadores para llegar a completar los trabajos pendientes. Si no eres una gran multinacional y tu rendimiento depende del trabajo diario, no puedes bajar los brazos. Ante este panorama, saber actuar de un modo correcto influye, pero es más importante tener un sistema de actuación, no escrito, para superar el estrés y todo lo que perjudica a la plantilla. Cabe destacar que si los mandos están a la altura y tienen experiencia en la gestión de personal no será difícil conseguir los objetivos.

¿Que haces cuando un compañero vuelve de una baja?

  Recientemente he estado de baja, la vuelta ha sido difícil, porque no me encontraba al 100%, pero gracias a los compañeros, coordinadores y gente que trabaja conmigo ha sido más llevadero hacer mi trabajo. Han estado pendiente de mí en todo momento, he realizado las tareas a menor ritmo y en ningún momento he visto una mala cara o actitud negativa hacia la manera de hacerlo, todo lo contrario, han sido comprensibles, sin meterme prisa, en definitiva me han cuidado y han estado siempre a mi lado. No se ha resentido la unidad del equipo a pesar de no estar totalmente recuperado y eso es porque “mi gente” ha tapado las carencias que yo tenía en el desarrollo de tareas, manteniendo así la productividad.
    Incluso cuando fui a entregar el alta médica, el jefe de zona tuvo el detalle de salir a preguntar como estaba e interesarse por lo que me había pasado. Este pequeño gesto me hizo sentir arropado y, aunque aun no me encontraba del todo bien, ya esperaba regresar pronto para ayudar al equipo en todo lo que estuviera a mi alcance. Fué una clave importante que me impulsó a retomar el trabajo.
images (1)
   Sentirse apoyado por el grupo hace que la seguridad que tenías o habías perdido en tu trabajo se recupere más pronto, que la capacidad de gestionar momentos de estrés y agobio sea más clara. Cuando cuentas con el apoyo de tu equipo, aunque estes mermado físicamente, te esfuerzas por dar lo mejor e intentas participar en la medida que tu estado te lo permita.
  Es un refuerzo para tu estado anímico que el grupo esté detrás tuya, tu confianza va subiendo a medida que pasan lo dias, tu autoestima va ganando sobre la negatividad después de un parón por motivos físicos. Tus pensamientos nocivos se van perdiendo gracias a que de nuevo estás en la rutina laboral, en lo que ya conocías porque al salir de ese hábitat te encuentras perdido. Aunque hay personas que piensan que cuando estás de baja son como unas vacaciones, pero la verdad es todo lo contrario, una baja no son vacaciones, porque estas “jodido”, eso te debilita más tu estado físico y psicológico.
  Como resultado de la ayuda recibida cada dia me encuentro mejor, con más confianza y superando el susto. Poco a poco se me olvidan lo recuerdos amargos que me llevó a estar de baja. Confío plenamente en mis compañeros de trabajo, que gracias a ellos parece que nunca me fuí.
P.D: Si estas en una situación parecida o tienes un compañero que se ha reincorporado de la baja, no dudes en prestarle tu ayuda, lo agradecerá y se sentirá mejor, gracias.