Trabajar bajo estrés y presión.

       Durante el año o en la jornada laboral de 8 horas se producen picos de trabajo, donde te cuesta mantener el ritmo para realizar las tareas. Tienes la sensación de que no llegas hacer todo lo que te propones, es cuando en ese momento surgen los agobios y se presenta el estrés. Los nervios afloran, no te permiten seguir y si lo haces, es con dificultad, aparece la inseguridad, el mal humor se hace presente, entras en una espiral que no lleva a un buen final.
     Te voy a comentar las sensaciones por las que pasas cuando estas agobiado por la gran cantidad de trabajo. Momentos en los cuales es esencial mantener la calma. Como debes responder a situaciones críticas, tanto en tareas como tu relación con los compañeros.
     En todos los equipos de trabajo es complicado mantener el equilibrio en la designación de tareas a cada miembro, unos pueden tener más y otros menos. Alguno será más rápido y otro no tanto, al final esto influye en la estabilidad del grupo y su capacidad de superar momentos difíciles. Estos momentos se caracterizan por:
  • Nervios: aparecen cuando no se llega a los objetivos, no se consigue la productividad o la entrega en la fecha prevista. Antes de que salgan hay anticiparse a esos momentos y diseñar un sistema que permita su gestión y control.

 

  • Responsabilidad: en situaciones de mucho trabajo, la responsabilidad de cada acción es más relevante, hay que asumir los errores y llegar a un punto de unión para evitarlos. El líder de equipo debe asumir la responsabilidad total del conjunto para que sus trabajadores ganan en tranquilidad y así quitar de preocupaciones.

 

  • Seguridad en el trabajo: importante aspecto. En situaciones de agobio, con tal de llegar a realizar los trabajos pendientes, perdemos el sentido común en algún momento. Haces tareas poniendo en riesgo tu integridad física y corriendo riesgos que no llevan a nada, porque el único perjudicado serás tú. Por tanto, seguridad ante todo.

 

  • Trabajo en equipo: las relaciones durante momentos que se complican se tensan.“Si tu no haces esto yo no hago lo otro”,  “eso no es mi trabajo”, son frases que alguna vez has oído. Lo único que hacen es romper la unión del conjunto, es lo peor que puede pasar. Un equipo de trabajo que en momentos complicados no sabe apoyarse unos a otros, está condenado a fracasar. Sin embargo otro que sepa gestionar el trabajo bajo presión, saldrá más reforzado y unido.
images (1)
           En las empresas estas situaciones se repiten a menudo, por la presión que se ejerce sobre los trabajadores para llegar a completar los trabajos pendientes. Si no eres una gran multinacional y tu rendimiento depende del trabajo diario, no puedes bajar los brazos. Ante este panorama, saber actuar de un modo correcto influye, pero es más importante tener un sistema de actuación, no escrito, para superar el estrés y todo lo que perjudica a la plantilla. Cabe destacar que si los mandos están a la altura y tienen experiencia en la gestión de personal no será difícil conseguir los objetivos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s