Personas acomodadas Vs personas que buscan desafíos.

 

Lamentablemente en las empresas hay más personas acomodadas que de las que buscan retos. Lo que tengo claro es que acomodarse en un puesto de trabajo no tiene ningún beneficio para el que lo hace, bueno si, económicamente si es el caso.

  1

     No salir de la zona de confort en tu trabajo supone la misma rutina de trabajo todos los días y una monotonía difícilmente de llevar. Para tener esta actitud tienes que valer, tener un comportamiento pasivo sin sobresaltos es un aburrimiento, para la gente activa, con ganas de hacer su trabajo bien y superarse cada día este tipo de compañeros entorpecen y minan las motivaciones de los demás

   ¿Porque se lleva a este comportamiento? puede ser por dos motivos en mi opinión:

  • Por antigüedad en la empresa: llevan tantos años que nada les motiva para ir al trabajo, acceden su puesto como si fueran al recreo del colegio, sin otra cosa que hacer, pasan la mañana deambulando de aquí para allá sin otra cosa que hablar con los demás e interrumpirlos en el desarrollo de sus tareas, no adquieren ninguna responsabilidad, no están dispuestos a prestar ningún tipo de ayuda y solo esperan que llegue la hora para marcharse.
  • Por desmotivación o no complicarse: aquí se llega por haber recibido palos por todos lados, críticas, broncas todo tipo de maltrato, por tanto, en vez de demostrar y pelear por tus ideas (que es difícil) llegan a un estado de agotamiento psicológico que no quieren complicarse más, buscan las ventajas que tienen en su puesto (horarios, sueldos, distancia al trabajo) e intentan pasar las jornadas sin tropiezos.

    En el lado contrario se encuentran los que siempre están buscando objetivos complicados, personas a las que los retos y desafíos suponen sacar su mejor versión, claro está que no todos estamos preparados para trabajar bajo esa presión.

3

    Este perfil de trabajador hace que la empresa siga en movimiento, que no caiga en un letargo de comodidad, que el desarrollo de proyectos se concrete, no sean solo ideas en papel. Es también el que sirve de ejemplo a los demás, por su constancia e ímpetu en llevar las cosas hacia adelante y esa actitud se contagia.

     Destacar que esa energía que tienen también se agota sino ven participación por parte de los demás departamentos  o al menos implicarse en los proyectos que hay en común. Aunque es difícil que esa determinación que tienen estos empleados se agote sí que pueden caer en el desasosiego y descentrarse, aunque son fuertes en sus convicciones y siempre quieren llegar hasta la meta.

    Por ir acabando, estos dos tipos de trabajador son opuestos, tienen ideas diferentes y perspectivas contrarias de cómo ven el día a día de una organización. Pero esto no significa que no puedan trabajar juntos, hay maneras de encajarlos, pero eso te lo dejo para otro artículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s