¿Cómo detectar y solucionar las quejas en el equipo?

       No hace mucho que leí un articulo sobre las quejas y habia una idea clara, que si una persona con buena actitud y pensamiento positivo se relacionaba con otra donde la queja era su rutina, al final las neuronas espejo que tenemos copian ese comportamiento, nos infecta y nos volvemos quejicas.       
 
     En todas las empresas hay quejas y sobretodo “quejicas”, ese perfil de empleado que no está de acuerdo con nada, que no para de sacarle pegas a todo y que en definitiva no está contento con nadie.
 
     La queja es un virus que se propaga rápidamente y sin darnos cuenta infecta muchos elementos de una plantilla. Los lamentos influyen mucho en el clima laboral y si además se trabaja con presión no es buen acompañante.
 
     El “quejica” suele expandir ese malestar por todo el equipo de trabajo y sin quererlo se carga la mochila de preocupaciones de más no atendiendo aspectos importantes de su trabajo, suele meterse en todos los asuntos para entorpecer las conversaciones. Esa inquietud puede traspasarla a los compañero sin darse cuenta y provocar discusiones sin sentido. 
 
    Reñir es otro elemento que aparece con las quejas y en el puesto de trabajo es normal por la manera diferente que tenemos de ver las cosas, siempre que sea de una forma constructiva para mejorar los procesos es bienvenido, pero si se hace por dañar al compañero no es adecuado seguir por ese camino.
 
      Un factor determinante en las relaciones entre empleados son las malas contestaciones, consecuencia de las quejas; puntos de vista, reparto de responsabilidades, ejecución de tareas pueden ser los temas que provoquen esas respuesta con intención molesta.
 
      Todo esta acumulación de tensión y nervios se traduce en la pérdida de concentración y los posibles errores. Fallos en cualquier sentido, pero los de mayor importancia son relacionados con el aumento del riesgo de accidente por descuidos y falta de seguridad.
 
       La queja es un mal que está en el ambiente, que si se le da importancia puede influir de manera negativa en los equipos de trabajo. Si por el contrario cuando salta una se  debe valorar y analizar, intentando hacer lo posible por resolverla será mejor,  si no se puede hacer nada porque no es de nuestra competencia no darle importancia y considerarla un factor de distracción dentro de la rutina del grupo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s