¿Cómo y cuándo pasar de las palabras a los hechos?

   Los líderes de equipo dirigen a su grupo muchas veces influenciados por su manera de ser: conversador, escuchar, diplomáticos, arrogantes, sobrados, orgullosos, viejas glorias, vendedores de humo, problemáticos, exigentes. Cualquier cualidad que define tu carácter se transmite en cómo vas a dirigir a tu grupo. Desde otro punto de vista, seguro que sabes cuando hay que pasar de las palabras a los hechos, tomar medidas, adoptar decisiones que sean reales.
 1

Cuando…

  Seguro que te das cuenta, ese momento exacto que tienes que cambiar tu forma de actuar, pasar del diálogo a la acción, esa situación se ve venir, porque antes de llegar hay etapas que vas quemando y por las que pasas advirtiendo e informando.
   Si te ocurre con un empleado, la ocasión aparece cuando éste no hace caso a tus recomendaciones y consejos, no atiende a lo que le dices, te torea y pasa de ti. Por tanto debes plantarte y dejarle claro que se acaban las tonterías, que esos privilegios que se cree que tiene no son reales, que es uno más del equipo. Decirlo de otra manera “ponerle las pilas”
2

Como…

   Directa y clara, esas son las claves, sin dudas, que te entiendan a la perfección, que no se puede continuar así.  Ya sea a nivel grupal o individual exigir que no se debe seguir por ese camino, llamar la atención, con un tono duro y autoritario si se da el caso. El objetivo es que te tomen en serio, que sean conscientes de la gravedad de la situación.
   Si el problema es individual exigir un cambio de actitud inmediata, explicando el mal clima que genera con ese comportamiento y sacar un compromiso por parte del empleado para que no vuelva a ocurrir.
  Para acabar, los tiempos los marcas tú, el procedimiento que consideres que es más adecuado, el resultado que buscas es atajar una situación que se puede descontrolar, un comportamiento que puede infectar la estabilidad del grupo.
Anuncios

¿Qué medios necesita un empleado para realizar su trabajo?

     La semana pasada te comentaba que me equivoque en mi trabajo, muchas veces somos humanos y caemos en el error. ¿Pero qué pasa cuando fallas por que te faltan medios para hacer tu trabajo correctamente?. Si no dispones de las herramientas adecuadas para poder realizar tus tareas como quieren que el rendimiento sea positivo, te encontrarás con obstáculos, dificultades y confusión sin posibilidad de salvarlos sino te dan instrumentos para evitar los fallos.
1
       Las necesidades en cada puesto son diferentes y por supuesto las herramientas; algunos dispositivos como pueden ser tablets, ordenadores, etc, son importantes, pero considero con más peso otras como pueden ser las siguientes:
  • Información clara y directa, por supuesto que no te confunda en el desarrollo de tu trabajo.

 

  • Capacidad de decisión, libertad para resolver problemas y buscar alternativas.

 

  • Resolución de dudas, cuando te surjan que algún mando te pueda ayudar y por supuesto dar soluciones.
      El trabajo tiene que salir y se tiene que hacer, sino hay medios se deben de exigir para poder ser eficiente, pero si tampoco nos los facilitan deberemos buscar alternativas, siempre y cuando tus competencias te lo permitan, no debes meterte en el área de otros compañeros y menos aun tus superiores. En definitiva, tú eres el responsable de lo que hagas para que las tareas se ejecuten. Que no deberia ser asi si se trabaja dentro un equipo unido y solidario.
      El apoyo de tus encargados es esencial para tener seguridad cuando haces tu trabajo, saber que te pueden resolver dudas y echar una mano cuando lo necesites. De todas maneras en cualquier problema debes tomar la iniciativa para aclararlo lo antes posible porque el tiempo es importante. Actua asi siempre y cuando comuniques a tus superiores la información necesaria para hacerlo y la decisión que vas a tomar, de esta manera te haces responsable del resultado pero con la aprobación de ellos.
      En conclusión, asumir responsabilidades y ganar seguridad en tu trabajo es gracias ha estar integrado en un buen equipo de trabajo, que tus jefes te apoyen lo máximo  posible y que te den cierta autonomía para realizar tu trabajo de manera efectiva. Ganarás confianza y podrás rendir a un máximo nivel.

Día de estreno, momento difícil para el empleado.

      Tras la semana extraña a causa del puente se vuelve a la normalidad, por poco tiempo, ya que la fiestas están cerca. He vuelto a mi supermercado habitual para hacer la compra de la semana después de estar cerrado unos días por reforma. Me ha llamado la atención lo que he visto, no como han diseñado el nuevo “super”, que está muy bien, sino por los empleados. Cómo se desenvuelven en su puesto después de un parón y además estar supervisados por gente que no pertenece a esa tienda.

    Para empezar, la visita del alcalde de la localidad no la ha guiado el jefe de tienda habitual (ya que conozco al personal de tanto ir a comprar) sino que ha sido algún jefe de zona, pero el que siempre está allí ni ha aparecido, bueno si, para despedirlos.

   Otra sensación que he captado ha sido el nerviosismo de los empleados, siendo la tienda la que siempre han estado. Ya no se si era por el leve cambio de ubicaciones en productos o porque los clientes no sabían donde estaban algunos productos y preguntaban, normal después de la renovación.

    En la línea de cajas, las cajeras estaban bajo la vigilancia de dos compañeros, externos a ese supermercado, pero de la empresa, para que la fluidez en el cobro a los clientes fuera efectiva. Lo crítico es que en ningún momento han intentado prestar ayuda, sino que, comentaban los errores a la cajera y además transmitían que debían decir a los clientes respecto algunos cambios, en fin mucho estrés. Delegaban el paso de información cuando ellos también pertenecen a la empresa, aunque no estén en su zona habitual. A todo esto le sumo el sistema nuevo de paso por caja en los productos, más complejo, pero sí más informativo para el consumidor.

  Por otro lado, dos trabajadores comentaban las dificultades del sistema para arrancar ese primer día y se alegraban de haber podido solucionar los problemas, saliendo de una situación complicada.

   Como en cualquier estreno hay nervios y agobio, en la mayoría de organizaciones las plantillas están más que preparadas para superar días así, ya que cuentan con experiencia, por el tiempo que llevan en las tiendas. Pero no hace falta aumentar ese malestar incluyendo personal externo a esa tienda, aunque pertenece a la organización, para supervisar, al menos solidaridad y ayuda por el bien del desarrollo de las tareas.

   No hay que entorpecer a los compañeros, aunque sean días decisivos, sino solidarizarse en momentos complicados, porque seguramente, esos “vigilantes” han sido vigilados con anterioridad y si han recibido ayuda, bien agradecidos estarán.

   En resumen, hay que hacer equipo allá donde vayas, aunque no sea tu puesto de trabajo habitual, debes sembrar compromiso y ayuda, para recoger buenas actitudes y implicación. Seas del equipo A o del B eres del mismo conjunto, donde compartes los mismos objetivos, por ello se más solidario en el trabajo, te lo agradecerán.

Críticas a las ayudas fuera de tu departamento.

          Para tratar el tema de esta semana antes te tengo que poner en situación. En el último partido de la selección italiana de fútbol, su gran portero Gianluigi Buffon anunció su retirada de ella, hasta aquí todo normal. Pero la polémica saltó cuando el árbitro del encuentro se quiso hacer una foto con el guardameta, los comentarios en los medios no tardaron en llegar. Compañeros y excompañeros del árbitro, delegados, directivos, presidentes de organismos futbolísticos etc, declararon su opinión y entre ellas criticaban su actitud, no estaba todo el mundo de acuerdo con la acción que hizo el árbitro.
       ¿Te suena esta situación?¿has pasado por algo parecido? ¿te han llegado críticas porque has ayudado o te has “relacionado” con otro departamento?. Se duda de su actitud y compromiso de esos compañeros que hacen favores a otras secciones. Para mi es extraño que ser cuestionado por prestar ayuda, es decir, que en definitiva somos todos empleados de una misma organización y con su progreso supone tranquilidad para los trabajadores.
 1
   Cuando estas ideas se sitúan en el ambiente sobre un empleado que presta sus servicios en otro sitio donde no pertenece, dudamos de su responsabilidad, la primera idea que nos viene es que es un “pelota”, que si ahora lo hace él nos tocará hacerlo a los demás, en resumen, críticas al comportamiento de este trabajador.
   Pero no caemos en la cuenta que estas acciones sirven para compenetrarse con otras secciones, complementar trabajo con los demás compañeros. Sirve para facilitar el desarrollo de las tareas cuando llegan los momentos de agobio y nervios y por supuesto la cooperación en aportar soluciones.
    Cada empleado es diferente, su personalidad define sus actitudes en el momento de desarrollar sus tareas y esa actitud proactiva supone un plus en los equipos de trabajo. Entenderse entre secciones produce una mayor cohesión como organización, aumenta la productividad, por supuesto genera mejoras, porque cada uno puede aportar acciones creativas desde puntos de vista diferentes.
 3
    Alguna vez he oído que una fábrica es una máquina compuesta de engranajes, que una empresa que trabaja en la producción en cadena está diseñada por muchos eslabones. Por tanto, este tipo de actitudes sirven para unir secciones con diferentes faenas, pero que suman en el resultado final.
   Si se detecta el rechazo por parte del equipo a estas ayudas, el líder debe atajar el problema en su inicio, porque creará un malestar que no es positivo para el progreso de la sección.

Relación entre equipos deportivos y grupos de trabajo.

      El fin de semana pasado fue la cena anual del club de mtb que soy socio, una reunión de compañeros que comparten una misma afición, la bicicleta de montaña. Ese día era importante para todos; la primera convivencia de los socios mas nuevos, la entrega de premios de las marchas internas, un buen momento para compartir vivencias de este año. Había caras conocidas y otras no tanto, a veces confundes compañeros porque tienes la costumbre de verlo con la equipación de bicicleta y casco, por tanto cambia su aspecto. Pero en definitiva una jornada para disfrutar.
3
     Lo que me ha llevado a escribir este articulo es los valores que comparten  un club de mtb y los de un equipo de trabajo de cualquier organización. Estos equipos comparten una serie de aspectos que enriquecen la convivencia y el entendimiento entre sus miembros. Estas cualidades son las siguientes:
  • Compañerismo; esencial en cualquier trabajo en equipo y en el club es un valor muy establecido.
  • Competitividad; no falta en ningún club deportivo o grupo de trabajo, buscando la mejora continua, marcando objetivos y ayuda a superar obstáculos.
  • Ayuda: importante en cualquier ámbito de la vida, en este caso clave para crecer como personas y cultivar ese compañerismo antes comentado.
  • Un mismo propósito, disfrutar de lo que se hace en ese momento, por un lado la bicicleta y en las organización el trabajo diario.
  • Solidaridad y respeto, cualidades que define a las personas y que se comparten tanto en un club como en un grupo de trabajo.
   Cada uno de estos factores es complementario con los demás, es decir, que el desarrollo de uno significa el de los otros también avanzan. Otras cualidades que podría destacar desde esta perspectiva sería; la creatividad, la motivación por superarte y por supuesto el liderazgo colectivo, un club
(equipo) unido es una potente máquina preparada para superar dificultades.
    En las carreras es cuando todos estas cualidades se manifiestan, la competitividad entre compañeros pasa a un segundo plano y se convierte en apoyo por quedar delante de los otros clubs, la ayuda imprescindible para seguir el ritmo en carrera cuando no podemos. Por supuesto la solidaridad cuando aparecen los problemas mecánicos, todos unidos con una misma misión, llegar a la meta. Hay algo que no he comentado y no por ello menos importante, compartir las experiencias y conocimientos sobre lo que sea; alimentación, mecánica, técnica, etc, así se aprende y enriquece a la gente.
2
  Al final solo he destacado unas pocas características que comparten un club o equipo de trabajo, pero te he dejado algunas ideas de lo que para mi representa un club y por semejanzas un equipo en el trabajo, no por ser menos importantes, sino porque tienen mas que ver a nivel personal.
  Si eres socio a un club o equipo, el sentimiento de pertenencia lo tendrás muy presente y todos estos valores son lo que te hacen desarrollarte y crecer como persona.

Mandos intermedios: maltratados e ignorados.

      Uno de los puestos mas complicados en las organizaciones corresponde a los mandos intermedios (lideres de equipo, coordinadores de grupo, etc), reciben y transmiten ordenes, ademas de estar pendiente de su personal. Están situados en la linea de fuego, tanto por arriba en la cadena de mando, como por abajo como enlace con los trabajadores. Su preparación tiene que ser adecuada, que se adapte con su carácter, ya que su perfil debe ser de mediador, muy dialogante y comprometido con la gente que está a su cargo, a su vez obedece ordenes de arriba y da explicaciones de su departamento.
3
     En el puesto  que ocupan estas personas suelen recibir quejas de todos y poco reconocimiento a su trabajo. Es el blanco de los problemas, por arriba le piden que los resuelva y por abajo le exigen soluciones, así que se encuentra en tierra de nadie, sin mas apoyo que su destreza y conocimiento de las rutinas de trabajo, como también su experiencia. Por ello, elegir a alguien sin conocimiento en este tipo de cargo supone un riesgo de que no este a la altura de las responsabilidades que le son asignadas.
    En mi opinión  una persona adecuada para que desarrolle estas funciones es aquella que lleva unos años en la empresa, tiene conocimiento de las maneras de trabajar, conoce con detalle al personal de los departamentos, se desenvuelve bien en momentos de presión  se puede anticipar a los problemas. Gracias a que sabe por donde se mueve es un valor seguro cuando hay que pedir favores, por supuesto esta implicado en la organización, tiene un punto de vista crítico a la vez que resolutivo en las reuniones, en resumen una persona que se siente parte de la empresa y quiere contribuir a su desarrollo.
4
      Pero por otro lado, no son comprendidos cuando piden mejoras y aportan ideas, pero a su vez le exigen resultados. Ignorados en el momento que traslada las demandas de sus empleados, pero eso si, presionados para pedir el máximo rendimiento a su gente y el aporte de soluciones.
     ¿Puede ser el mando intermedio amigo de sus trabajadores? Si sabe separar entre amistad y trabajo no creo que suponga ningún problema. Cuando tenga la necesidad de pedir algún favor para resolver cualquier problema, podrá contar con su gente gracias a ese lazo emocional que los une. Al igual que si un empleado le pide ayuda, no dudará en solucionarlo si está en su mano.
    Por tanto, los encargados, coordinadores o jefes de sección son personas poco valoradas y muy exigidas. Aunque parezcan el saco de boxeo de toda la escala de mando son imprescindibles ya que la ultima orden a la plantilla la dan ellos y ellos son lo que captan el sentir de los empleado. Es un puesto poco tenido en cuenta pero muy importante en la jerarquía de cualquier organización

El factor humano en las organizaciones y su sentimiento de pertenencia.

         No me canso de repetirlo, uno de los pilares más fuertes en los que se debe asentar una empresa es el factor humano, es decir, sus trabajadores. Ellos son la base y gracias a su importancia influyen en muchos aspectos para cualquier desarrollo en la organización. Por tanto ese sentimiento de pertenencia se tiene que trabajar en toda la escalera de mandos. Una plantilla implicada representa un equipo complicado de derrotar.
        Estar orgulloso de pertenecer a una empresa, trabajar por ello y transmitirlo supone un golpe de efecto en muchos aspectos:
  • De cara a la competencia: te estudiarán cómo puedes tener una plantilla cohesionada, analizaran como respondes a los momentos dificiles. Investigaran tus rutinas de trabajo para saber como sacas máxima rentabilidad a tus productos.
  • Los consumidores te verán como una empresa que trata bien a sus trabajadores. Los sueldos acordes a tu trabajo y conciliar la vida laboral con la familiar son cualidades que la gente tendrá en cuenta cuando valore la presencia de tus productos en los comercios (aunque también influye la calidad).
  • Para los socios, inversores o proveedores el mensaje de unidad y orgullo para la empresa supone ganar en seguridad, seriedad y responsabilidad. Tienen la tranquilidad de que cuando los momentos sean complicados, hay un gran equipo humano detrás que está en primera línea para solucionar los problemas.
3
                                                  PLANTILLA IMPLICADA
  Cuando todo va bien no hay problemas, el clima laboral es estupendo y el compañerismo se percibe en todos lados. ¿Que pasa cuando se complica la situación y llegan los problemas? ¿la plantilla se sentirá preparada? ¿sabe cómo reaccionar ante un conflicto? preguntas que tienes que plantearte para anticipar reacciones. Si de verdad tus trabajadores están implicados y orgullosos de la empresa, que tienen sentimiento de pertenencia, cualquier protocolo para actuar ante las complicaciones se interioriza rápidamente y podrás proceder con velocidad y convicción. Este mecanismo se activa gracias a que el orgullo de pertenecer a algo (empresa), gracias a eso logras demostrar tus habilidades, tener sueños y trabajar por tu futuro.
                                         PREOCUPACIÓN POR LA EMPRESA
  La preocupación cuando las cosas no van bien es evidente, una plantilla que participa en la empresa minimiza las inquietudes, se sienten fuertes para pelear por superar los obstáculos, se ayudan entre todos en conseguir soluciones, aportan tranquilidad y muchas veces puntos de vista que los directivos no tienen en cuenta. Tienen una visión más racional de los mecanismos que mueven la organización.
                                                FAVORES Y ESFUERZOS.
 
     Para que que ese sentimiento de pertenencia no decaiga hay que tratar con los trabajadores como personas. Por parte del equipo directivo atender sus demandas o al menos hacer lo posible por satisfacerlas, en el plano laboral y familiar. Los favores significan que ambas partes llegan a un acuerdo y se crea un lazo de unión, que cuando sea necesitado por parte de la organización, seguro que el empleado es el primero en ofrecer su ayuda. Son esfuerzo que se hacen por las dos partes, sino no hay un equilibro en ello se puede desgastar la relación entre ellas.
                                                          MOTIVACIÓN
     Por otro lado hay que destacar que motivado a la plantilla e incentivando la generación de ideas de mejora, cambio en los sistemas de trabajo, aportando conocimiento sobre los trabajos rutinarios se mantiene a una plantilla viva, con ambición y ganas de avanzar, esto repercute en la participación en la actividad organizativa.
                                                     COMPAÑERISMO
     Todos estos elementos combinados provocan el aumento del compañerismo entre secciones y departamentos, en definitiva en toda la empresa. Por tanto, el diseño de un plan con acciones concretas en cada punto es clave para obtener resultados y “cocinar” ese sentimiento.
     No vale para nada todo lo que he explicado si el trato entre todos es de persona a persona, hay que bajar del olimpo directivo y ver a los trabajadores como iguales, porque si no es así, no conseguiremos nada. En definitiva todos somos iguales, pero con cargos y responsabilidades diferentes y con un objetivo compartido.