Te cambian de puesto de trabajo, sales de la zona de confort laboral, y ahora que?

     Cuando llevas tiempo en una empresa o por el contrario entraste hace poco, es inevitable hacerte con unas ideas de avanzar, expectativas de mejora en tu puesto. Pero cuando por circunstancias cambias de lugar, esa seguridad que tenias se vuelve en dudas, miedo y agobio. Empiezas a sentir una serie de sensaciones que no estas acostumbrado, te encuentras fuera de la zona de confort, de tu zona cómoda laboral, no te asustes, porque en el momento te adaptes podrás desarrollar tus tareas con facilidad. Pasas por un proceso, nada cómodo, duro y constante pero con un resultado.
    Es un tema que tiene mucho de que hablar, desde varios puntos de vista, me centraré en el cambio de puesto con tareas similares a las que hacías  pero si este cambio es de departamento, delegación es mas complejo y con mas detalles que tener en cuenta.
images (1)
    Lo peor que hay en los puestos de trabajo es que las rutinas dicten tu jornada, en las cadenas de montaje es inevitable que sea así  pero no en otros sitios donde están acostumbrados a improvisar o solucionar problemas sobre la marcha.
  Como te comente antes, el agobio y miedo estarán contigo durante los primeros días,  después la cabeza te ira a mil pensando en la mejor manera de desarrollar tus nuevas tareas, nuevas responsabilidades y te entraran dudas, eso es bueno, en mi opinión,  porque hace que te centres mas en cada tarea, que pongas el 100% de ti para superar los obstáculos. 
     Hay que tener en cuenta también la presión que asumes por querer hacerlo bien o al menos defenderte como tus compañeros, eso supone una carga de estrés mayor, lo que te puede llevar a fallar, pero es normal, de los fallos se aprende y se mejora, analizando como ha pasado y corregir para que no te vuelva a ocurrir. Se trata de coger unas nuevas rutinas e interiorizarlas (como apunto antes, en una cadena de producción). Primero estarás desubicado, descentrado y la situación te desborda, pasas de organizarte tú el trabajo a tener que estar con mucha vista para que no te pille, cambias de poner tu el ritmo a que te lo impongan, dependes de mas gente, por supuesto esto supone que te marean mas y encontraras mas dificultades para cumplir tu trabajo.
    Una vez acabado el tiempo de cambio en otro puesto o la rotación, los primeros días en el puesto que has tenido siempre te encuentras raro, te cuesta organizar mentalmente tus tareas, tienes pocas seguridad en la maquina que llevas, vas siempre detrás del trabajo, de un lado a otro, desorganizado y poco atento. Intenta que los nervios se calmen y poco a poco hazte con tus antiguos hábitos, trabaja con planificación y seguridad, ves adquiriendo las tareas que dejaste y seguro que no tardaras mucho en hacerlas con soltura.
     Como puedes leer, al final es una prueba para ti, los obstáculos te los pones tu, los problemas te los generas tu, porque si tu crees en ti, confías en tus capacidades, cualquier cambio no supone un problema, mas que el tiempo que tardes en adaptarte. Tener seguridad en ti mismo es una cualidad para conseguir llegar a la meta, mejorar cada día que sea una misión.
Anuncios