Veteranía y juventud en una plantilla. Características.

        Las plantillas en las empresas se puede parecer a los deportes de equipo, es más, son similares porque actúan igual, pero de trabajo: llegando a los objetivos establecidos y consiguiendo las metas, se puede considerar una victoria al igual que en el deporte. En la configuración de esa plantilla interactúan varios perfiles de gente.
       Lo más beneficioso no es el perfil personal de cada empleado sino la actitud e implicación de cada uno en el trabajo. Las características que tiene cada equipo de trabajo cada uno representa su rol, los veteranos de una manera y los jóvenes de otra, la misión de buen líder es combinar estas personas de la mejor manera posible, conseguiremos una equipo bien compacto y con una misma visión. Cada grupo de trabajadores aporta una serie de ventajas e inconvenientes:
  • Veteranos: son personas que llevan muchos años en la empresa, por tanto conocen su trayectoria y la reputación que tiene, es difícil que se les engañe planteando situaciones que no son reales, ya que su antigüedad les permite haber vivido muchas contextos parecidos y conocen los síntomas, saben cuando se está en un momento difícil o cuando no. Aportan un nivel de experiencia adquirido por los años, gracias a su trabajo rutinario parece que todo sea más fácil. Este tipo de personas no tiene tendencia a ponerse nervioso en momentos de estrés, ya que esos años les hace tener serenidad cuando los nervios salen. Un inconveniente que veo, es que cuando hay que aportar nuevas ideas, son más reservados, les cuesta cambiar algo, ya que han trabajo de la misma manera durante mucho tiempo y eso supone salir de la zona cómoda. O si se quiere implantar algo nuevo son algo reticentes a aceptarlo. Es normal este comportamiento ya que durante muchos años han hecho las cosas de una forma y se resisten al cambio. Pero en resumen, tener un porcentaje de veteranos te supone que guíen a las nuevas generaciones y su equilibro con ellos es importante.
  • Juventud: cuando digo juventud no tiene porque ser gente joven en edad, sino que su antigüedad en la organización es menor. Al llevar poco tiempo en la empresa son más fáciles de convencer o venderles ideas que no se ajustan a la realidad, aunque se den cuenta. Suelen estar más despiertos y se interesan por la actualidad de la organización, en mucha casos su implicación es total, la preocupación por su futuro va ligada al camino que la empresa lleve. Son más resolutivos aunque les cuesta empezar, su aporte en mejorar los procesos de trabajo se hace mas rápido, por tanto pueden equivocarse con mas frecuencia. En situaciones de estrés suelen quedarse parados, la falta de capacidad de decisión y los nervios traicionan muchas veces, tienen miedo a la equivocación. Hay algunos que son esclavos de las “medallas”, el quedar bien ante los jefes sin mirar cómo perjudica a los compañeros. Egoístas en busca del reconocimiento y el favor de los demás. 

todos

    Mantener la estabilidad entre veteranos y jóvenes es fundamental para la buena marcha del equipo de trabajo. La combinación entre ellos debe ser proporcionado, porque si hay muchos jóvenes y pocos veteranos pueden surgir carencias, al igual que si hay muchos veteranos y pocos jóvenes. Por ello porcentaje de cada uno será nivelado, teniendo en cuenta de que en cada grupo hay perfiles diferentes de personas.
    Como he dicho al principio, tener un camino trazado en varios aspectos; objetivos, metas, productividad, rutinas de trabajo, características donde puedas acotar el desarrollo del grupo de trabajo. A partir de aquí incentivar la participación, apoyar las ideas que sean beneficiosas para todos, buscar consenso en el desarrollo de tareas, trabajar con la ideas de que son todos del mismo equipo, es decir que llevan el mismo escudo, independientemente de cual es tu puesto de trabajo. Que se apoyen unos con otros, inculcar la solidaridad en el trabajo, su compenetración es básica para avanzar en nuevos retos.
   En resumen, la combinación entre jóvenes y veteranos es un arma de doble filo, si sabemos gestionar cada grupo de una manera independiente y unirlo con éxito, resultara  un equipo cohesionado y compacto. Pero si por otro lado, saltan diferencias y disputas entre ellos, no sabemos actuar con determinación y claridad, tendrás un polvorín que en cualquier momento puede estallar. Aplicar el sentido común en muchos casos te supone ver las cosas desde una perspectiva más clara y no perderte en la confusión.
Anuncios

Vacaciones que no te esperas.

       ¿Qué sensación tienes cuando todo tu entorno está deseando tener vacaciones?, creo que agobia un poco que todos estén con la misma canción. Pero ¿que pasa cuando te fuerzan a coger unos días de descanso? ya no se piensa igual. Es un sabor agridulce, está claro que a todos nos gusta estar de vacaciones, que sean para descansar, que no vengan por problemas en la producción, índices en las ventas o cualquier otro motivo que nos haga parar a la fuerza. Eso significa que algo no va bien. Se ha planificado mal o los objetivos no se han cumplido, las expectativas no han salido correctamente, muchas razones por las que puedes tener un parón en tu trabajo sin darte cuenta.
          A mi personalmente me gusta trabajar, porque como la gran mayoría hay que llegar a final de mes. Otra de las razones es que me siento muy útil haciendo el trabajo que hago, me lo paso bien en mi puesto. Por eso no entiendo a las personas que quieren irse de forma inesperada porque están quemados, cansados o saturados.
580fa2dc72ed0_crop
          Con esta actitud por parte de los trabajadores se instala un ambiente raro en la empresa; incertidumbre, miedo, pasotismo, tensión, frustración son algunos factores que se pueden detectar. Intentaré hacer una clasificación del tipo de personas que me encuentro dentro de un entorno así:
  • Primero están las personas que desean irse nada más empezar y repiten la misma canción durante todo la campaña laboral, aquellas que no aportan nada y solo crean desasosiego, tienen una desgana instalada en su actitud. Se dedican de ir de un lado a otro predicando su idea para causar la mayor confusión posible. Curiosamente son personas que llevan mucho tiempo en la empresa, pero que llegada una edad no les importa nada o no tienen preocupaciones si se van de vacaciones, más tiempo libre para hacer lo que quieran. Quiero destacar que esta clase de trabajador son los que cuando los llaman por una urgencia en la empresa en periodo vacacional ponen pegas porque tienen que ir, ah eso sí, si no los llamas se quejan de porque no has contado con ellos, en definitiva, “ni comen ni dejan comer.”

 

  • Después están las que les da igual todo, si hay que irse se van, si hay que quedarse pues bien, su preocupación es que los dejen tranquilos, día que trabajan uno más que cobran. Normalmente son empleados que tienen asumido que no pueden hacer nada para cambiar la situación. Son el blanco de los comentarios de los compañeros del anterior apartado, los que sufren el cansancio y pesadez de escuchar siempre lo mismo, pero que no bajan su rendimiento productivo pese a tener que aguantar actitudes negativas a su alrededor.

 

  • Y por último los que se preocupan por todo, porque no tienen otro trabajo, la situación personal es complicada y necesitan trabajar o simplemente les gusta lo que hacen en esa empresa. Normalmente el perfil de estos trabajadores suelen ser jóvenes, con una media de años en la empresa considerable como para saber qué está pasando. Sensible a la situación de la organización se sienten especialmente implicados con la empresa, haciendo todo lo posible por la mejora de ésta y cuando se les necesita no dudan en acudir, aunque a muchas veces no son bien valorados, sufren (desaprovechados por parte de la empresa) unas expectativas equivocadas.

 

Cualquier perfil de persona nos podemos encontrar ante la situación de irse al paro, no trabajar durante un tiempo por obligación. Ante todo mantener la calma y desarrollar las tareas de la mejor manera posible. Intenta aportar a la empresa no restar, al final tu estado depende de cómo gestiones personalmente esta etapa complicada que te ha tocado sufrir.

Amistad en el trabajo.

      Que difícil es separar amistad y trabajo, la línea que hay entre estos términos es muy fina, tiene el riesgo de romperse cada momento y es mal interpretada por nosotros muy a menudo. Amigos en el trabajo es normal tenerlos, puedes tener más afinidad con unos compañeros que con otros y surge la amistad, o puede que te conozcas de fuera del entorno laboral y coincides en el trabajo.
       Tener un amigo/compañero en el trabajo es un arma de doble filo: por un lado podrás pedirle favores que a otro compañero no (aunque no deberia ser asi), aunque también puedes tener un apoyo emocional en lo momentos complicados o por el contrario ese lazo afectivo que tienes con él provoca que compartas información comprometida que los demás no saben. Recibe un trato diferente por tu parte, por tanto tu opinión como líder se pone en duda. Te comprometes a ciertas cosas que con otro compañero no haces. Cuando hay que llamar la atención o no lo haces y si es así lo haces en un tono que él no te toma en serio o simplemente no te hace caso. Tu capacidad de autoridad se pierde.
5da03e76e0fbc2db840a9a7eb848f0e4
       En mi opinión, ese vinculo de amistad que hay con alguien queda “aparcado” en el momento que entras por la puerta de la empresa. Pienso que se debe tratar a todos por igual, sean o no conocidos. No tienes que dar importancia a unos empleados mas que a otros por tener diferente tipo de relación, mantener el equilibrio en el trato con ellos contribuye a un clima laboral tranquilo, pueden surgir rencillas como consecuencia de esto.
       Pero si no tratas a todos por igual, saltarán los comentarios negativos, aumenta la falta de autoridad, la confianza se pierde poco a poco y la imagen como líder queda dañada. Aunque hables con tu “amigo” de temas de fuera del trabajo, las dudas surgirán si das motivos para hacerlo. Tampoco creo que sea bueno ponerte esa cara de “jefazo” e ir como un sargento, pero si cuidar las formas con el trato a cada empleado.
       Puedo sacar alguna conclusión de este tema,  ¿la amistad es buena en el trabajo? pienso que si, pero tener cuidado en cómo gestionarla es importante para no crear problemas entre los compañeros. Tener claros los puesto de trabajo considero que influye mucho, para ello se ha de trabajar cada día en que el trabajador sepa cuál es su posición en relación a su líder, encargado o “amigo”.

Maneras y formas de llamar la atención a un empleado….

      Casi seguro que alguna vez te han llamado la atención por tu trabajo, de algún modo es positivo que si no estás haciendo tus tareas bien es que te rectifiquen, para mejorar. Pero ¿lo han hecho como esperabas? ¿Te han echado la bronca delante de todos? ¿Te han puesto en evidencia delante de tus compañeros? ¿Los motivos por los que te llaman la atención no los entiendes? ¿No comprendes porque a ti y no a otro?. Esta serie de preguntas te planteas cuando has fallado y te llaman la atención. No me voy a centrar en cómo te sientes cuando fallas, pero si en las formas de darte el “toque”, hay muchas maneras de recriminar un comportamiento a un empleado y si son las adecuadas aceptaras esas rectificaciones y no te quedarás con mal sabor.

   Como jefe de equipo o líder, dar una bronca o avisar a un trabajador que lo está haciendo mal, no son situaciones fáciles, según el motivo, comprender al empleado y su comportamiento, hay que plantearlo de una forma u otra: si es por comportamiento debemos ser más “psicólogos” y si es por un fallo de realización de tareas o tipo trabajo, enfocarlo desde un procesamiento más “racional”.

images

  Cuando una conducta no es la adecuada, hay que cambiarla, por el bien de los compañeros, es complicado explicar que comportamiento es el apropiado, pero lo que está claro es que al empleado debes tratarlo como persona, siempre pensando cómo te gustaría que te lo dijeran a ti. En este momento, sí que tienes que mostrar seriedad y transmitir ideas claras, con las rectificaciones oportunas, huye de los reproches, que te explique porqué actúa de esa manera y entre los dos llegar a un punto donde os entendéis. Pienso que echar una bronca desestabiliza al trabajador, a veces es inevitable, pero si puedes hazlo de manera sutil y con elegancia. El resultado es que al compañero le quede claro que va por el camino equivocado y cuáles son los pasos que dar para cambiar.

  Si la conversación es para reprochar un fallo, poner la atención sobre una equivocación, tener sentido común a la hora de transmitir el mensaje será clave. Si no sabes porque ha pasado, debes preguntar, que el trabajador de sus argumentos para hacerte una idea de la situación, porque ha ocurrido y a partir de ahí buscar alternativas para que no vuelva a pasar. Desde un nivel más global hasta el individual, hacer comprender la importancia de que el trabajo se haga correctamente y la responsabilidad de cada empleado con las tareas que realiza es vital para el funcionamiento correcto del equipo. En un tono dialogante, alternando los turnos de palabra, que no sea un monólogo por tu parte, sino estará deseando que acabes para marcharse y no habrá captado el mensaje. Apelando al sentido común, plantear los inconvenientes que provocan un error y las consecuencias.

    Visualizar el tipo de llamada de atención que vamos a llevar a cabo hará que no dudes, estás hablando con un compañero, no alguien ajeno, lo volverás a ver al día siguiente y trabajáis juntos, por ello mucho cuidado con lo que dices y cómo lo dices. Son situaciones tensas, hay que quitarles eso, sí darles importancia, pero los detalles son los que diferencian de cómo se captará el mensaje. Nunca te pongas a dar una bronca delante de los demás, si el fallo es individual, eso hace muy pequeño a la persona, que se siente menor. No chilles, mantén la educación y respeto mutuo. Al final el resultado que se busca es de sacar un compromiso de mejora y responsabilidad, sin alterar mucho las rutinas de trabajo.

  Que opinas de las maneras de hablar con un empleado para cambiar su comportamiento. Has pasado por esta situación ¿me la cuentas?.

Cualidades que no debe tener un líder de equipo.

         Seguramente has leído algún articulo sobre las cualidades o el perfil que debe tener un líder, llamale: líder, jefe, encargado, en fin, alguien que esta a cargo de un grupo de personas. También mientras lo lees piensas, esta característica la cumplo, esta no, esta a medias, porque buscas si dentro de ti hay madera de líder. Se hace un líder o se nace, la eterna pregunta, pero más allá de especulaciones lo que voy a intentar explicar que “no” debe hacer un jefe de equipo, que actitud debe evitar una persona que tiene a su cargo un personas.
    Lo que falla a estas personas no es tanto su preparación o formación como su determinación, si no tienes las ideas claras no serás resolutivo, si estas en un entorno de trabajo con presión no sabrás buscar alternativas rápidamente, pensar rápido, actuar efectivo.
images
¿Que no debe tener o hacer un líder?
  • Un rasgo identificativo es no confundir, no mezclar mensajes que van a sus trabajadores. Si cuando se sienten como un saco de boxeo, lo primero que hacen es reaccionar de manera equivocada, se transmite una posición confusa.

  • Otro punto destacable es no mantener un equilibrio en la confianza hacia los miembros de sus equipo, es decir, no tratar a todos por igual según este rasgo, permitir algunos unos privilegios y a otros no.

  • Por supuesto pasar de todo, no hacer caso a los problemas o circunstancias complicadas, haciendo oídos sordos a las quejas.

  • Mostrar su saturación y desesperación con algunos integrantes del equipo, mientras que con otros todo es alegría y cachondeo.

  • Cargar de tareas a personal implicado y dejando de lado a los que no cumplen, esto supone desmotivar aquellos trabajadores que hacen su trabajo de la mejor manera posible, porque no ven ningun cambio con aquellos que mas los necesitan.

  • Responsabilizar a todo un grupo de trabajo cuando el fallo es de una persona, tratar de arreglarlo de manera grupal y no atajarlo individualmente.

  • Un error muuuy común, comparar a miembros de un mismo equipo, supone que surgirán los piques y mal ambiente.

  • No medir a todos con el mismo rasero, ser mas permisivo con unos y no con otros.

  • Ser menos accesible con gente de confianza y más comprensivo con otras personas que no son de tu entorno de trabajo.
images (2)
       Para acabar quisiera decir que la tarea de líder es muy complicada, tienes que tener una personalidad adecuada para ello, una fuerza mental que te permita superar las situaciones difíciles, capacidad de aguantar. Que no te afecten los problemas y perjudiquen en el rendimiento de tu trabajo. Hay muchos factores que afectan a la capacidad para desarrollar las responsabilidades de jefe de equipo; sueldo, reconocimientos, posición laboral, etc. Por tanto, si te encuentras en esta situación nunca pierdas tu visión, intenta hacer el trabajo de la mejor manera posible, para ganar en argumentos y que no te cuestionen.
     Te has visto en alguna situación parecida,  ME LA CUENTAS, ¿has tenido algún jefe o encargado que hacia algo que no te gustaba?¿el que?, gracias por leer…..un saludo.