El factor humano en las organizaciones y su sentimiento de pertenencia.

         No me canso de repetirlo, uno de los pilares más fuertes en los que se debe asentar una empresa es el factor humano, es decir, sus trabajadores. Ellos son la base y gracias a su importancia influyen en muchos aspectos para cualquier desarrollo en la organización. Por tanto ese sentimiento de pertenencia se tiene que trabajar en toda la escalera de mandos. Una plantilla implicada representa un equipo complicado de derrotar.
        Estar orgulloso de pertenecer a una empresa, trabajar por ello y transmitirlo supone un golpe de efecto en muchos aspectos:
  • De cara a la competencia: te estudiarán cómo puedes tener una plantilla cohesionada, analizaran como respondes a los momentos dificiles. Investigaran tus rutinas de trabajo para saber como sacas máxima rentabilidad a tus productos.
  • Los consumidores te verán como una empresa que trata bien a sus trabajadores. Los sueldos acordes a tu trabajo y conciliar la vida laboral con la familiar son cualidades que la gente tendrá en cuenta cuando valore la presencia de tus productos en los comercios (aunque también influye la calidad).
  • Para los socios, inversores o proveedores el mensaje de unidad y orgullo para la empresa supone ganar en seguridad, seriedad y responsabilidad. Tienen la tranquilidad de que cuando los momentos sean complicados, hay un gran equipo humano detrás que está en primera línea para solucionar los problemas.
3
                                                  PLANTILLA IMPLICADA
  Cuando todo va bien no hay problemas, el clima laboral es estupendo y el compañerismo se percibe en todos lados. ¿Que pasa cuando se complica la situación y llegan los problemas? ¿la plantilla se sentirá preparada? ¿sabe cómo reaccionar ante un conflicto? preguntas que tienes que plantearte para anticipar reacciones. Si de verdad tus trabajadores están implicados y orgullosos de la empresa, que tienen sentimiento de pertenencia, cualquier protocolo para actuar ante las complicaciones se interioriza rápidamente y podrás proceder con velocidad y convicción. Este mecanismo se activa gracias a que el orgullo de pertenecer a algo (empresa), gracias a eso logras demostrar tus habilidades, tener sueños y trabajar por tu futuro.
                                         PREOCUPACIÓN POR LA EMPRESA
  La preocupación cuando las cosas no van bien es evidente, una plantilla que participa en la empresa minimiza las inquietudes, se sienten fuertes para pelear por superar los obstáculos, se ayudan entre todos en conseguir soluciones, aportan tranquilidad y muchas veces puntos de vista que los directivos no tienen en cuenta. Tienen una visión más racional de los mecanismos que mueven la organización.
                                                FAVORES Y ESFUERZOS.
 
     Para que que ese sentimiento de pertenencia no decaiga hay que tratar con los trabajadores como personas. Por parte del equipo directivo atender sus demandas o al menos hacer lo posible por satisfacerlas, en el plano laboral y familiar. Los favores significan que ambas partes llegan a un acuerdo y se crea un lazo de unión, que cuando sea necesitado por parte de la organización, seguro que el empleado es el primero en ofrecer su ayuda. Son esfuerzo que se hacen por las dos partes, sino no hay un equilibro en ello se puede desgastar la relación entre ellas.
                                                          MOTIVACIÓN
     Por otro lado hay que destacar que motivado a la plantilla e incentivando la generación de ideas de mejora, cambio en los sistemas de trabajo, aportando conocimiento sobre los trabajos rutinarios se mantiene a una plantilla viva, con ambición y ganas de avanzar, esto repercute en la participación en la actividad organizativa.
                                                     COMPAÑERISMO
     Todos estos elementos combinados provocan el aumento del compañerismo entre secciones y departamentos, en definitiva en toda la empresa. Por tanto, el diseño de un plan con acciones concretas en cada punto es clave para obtener resultados y “cocinar” ese sentimiento.
     No vale para nada todo lo que he explicado si el trato entre todos es de persona a persona, hay que bajar del olimpo directivo y ver a los trabajadores como iguales, porque si no es así, no conseguiremos nada. En definitiva todos somos iguales, pero con cargos y responsabilidades diferentes y con un objetivo compartido.
Anuncios

Secciones y departamentos; sin fronteras y mas trato entre personas.

      A mi modo de ver la estructura de una organización está dividida por departamentos, que a su vez están divididos en secciones y dentro de ellas se sitúan los equipos de trabajo, hasta aquí todo claro. Se puede hacer otro tipo de categorías con más escalones, considero que se complica explicar lo que quiero. Pero que pasa ¿cuando esos límites entre estas divisiones se pierden o se confunden? o ¿la actitud influye en los equipos y en la jerarquía?.
    Los límites entre secciones o departamentos no deberían existir o al menos desde mi punto de vista, se implantan a nivel de reparto de tareas, ya que cada una se encarga de un trabajo específico, pero todos reman en una misma dirección y con un mismo fin, por ello compenetrarse entre todos los eslabones de la cadena para ganar en productividad y eficiencia es el objetivo. Estas fronteras siempre se pueden sobrepasar para apoyar o ayudar a los compañeros, “hoy por ti, mañana por mí”, echar una mano o facilitar el trabajo rutinario son factores que implican un buen clima laboral. Si por el contrario somos muy estáticos en nuestro departamento o sección cuando tengamos un apuro no contaremos con nadie que nos ayude. La flexibilidad en el puesto proporciona una estabilidad en el desarrollo del trabajo. Debes tener en cuenta que en los momentos de estrés y máxima presión se pierde la perspectiva y surge la confusión entre las competencias que debe desarrollar cada división o departamento.
 
      Hay una característica que es habitual que comente, la actitud, importante en muchos aspectos del trabajo y no menos en este. Con una buena actitud todo funciona de otra manera, colaborando entre las partes se consigue varias cosas; un buen ambiente laboral ante todo, un avance en la eficacia de los procesos de trabajo y un aumento del rendimiento.
       Para los trabajadores supone una comodidad trabajar bajo una relativa tranquilidad, pero los responsables de cada parte implicada han de contribuir al equilibrio. Si se mantienen estáticos en su jerarquía no encontrarán disposición a mejorar, pero intercambiando proyectos e ideas de mejora con los demás responsables se llega a un consenso. Esto significa que aunque cada uno tenga su parcela de mando y responsabilidad puede cooperar en otra zonas, integrando el diálogo y trabajo en equipo se consiguen objetivos por un camino mas fácil.
     Un reparto equitativo en las tareas de cada sección sería lo justo, pero sinceramente eso no pasa, siempre hay algún compañero que está dispuesto hacer lo menos posible o involucrarse lo mínimo en el trabajo y evitando compromisos. En este momento es donde los encargados tienen que inculcar que las responsabilidades se reparten entre toda la sección y mas extensamente al departamento, por tanto esa mínima implicación perjudica el progreso en las áreas.
    Por ir finalizando, aunque estemos en departamentos diferentes o nos separen secciones, la actitud colaborativa tiene que estar presente, que la dirección de la empresa sea la correcta implica que sus empleados adopten el sentido común  somo personas muy diferentes pero con un mismo fin, el bienestar laboral y familiar, por tanto trabajemos por conseguirlo.

Veteranía y juventud en una plantilla. Características.

        Las plantillas en las empresas se puede parecer a los deportes de equipo, es más, son similares porque actúan igual, pero de trabajo: llegando a los objetivos establecidos y consiguiendo las metas, se puede considerar una victoria al igual que en el deporte. En la configuración de esa plantilla interactúan varios perfiles de gente.
       Lo más beneficioso no es el perfil personal de cada empleado sino la actitud e implicación de cada uno en el trabajo. Las características que tiene cada equipo de trabajo cada uno representa su rol, los veteranos de una manera y los jóvenes de otra, la misión de buen líder es combinar estas personas de la mejor manera posible, conseguiremos una equipo bien compacto y con una misma visión. Cada grupo de trabajadores aporta una serie de ventajas e inconvenientes:
  • Veteranos: son personas que llevan muchos años en la empresa, por tanto conocen su trayectoria y la reputación que tiene, es difícil que se les engañe planteando situaciones que no son reales, ya que su antigüedad les permite haber vivido muchas contextos parecidos y conocen los síntomas, saben cuando se está en un momento difícil o cuando no. Aportan un nivel de experiencia adquirido por los años, gracias a su trabajo rutinario parece que todo sea más fácil. Este tipo de personas no tiene tendencia a ponerse nervioso en momentos de estrés, ya que esos años les hace tener serenidad cuando los nervios salen. Un inconveniente que veo, es que cuando hay que aportar nuevas ideas, son más reservados, les cuesta cambiar algo, ya que han trabajo de la misma manera durante mucho tiempo y eso supone salir de la zona cómoda. O si se quiere implantar algo nuevo son algo reticentes a aceptarlo. Es normal este comportamiento ya que durante muchos años han hecho las cosas de una forma y se resisten al cambio. Pero en resumen, tener un porcentaje de veteranos te supone que guíen a las nuevas generaciones y su equilibro con ellos es importante.
  • Juventud: cuando digo juventud no tiene porque ser gente joven en edad, sino que su antigüedad en la organización es menor. Al llevar poco tiempo en la empresa son más fáciles de convencer o venderles ideas que no se ajustan a la realidad, aunque se den cuenta. Suelen estar más despiertos y se interesan por la actualidad de la organización, en mucha casos su implicación es total, la preocupación por su futuro va ligada al camino que la empresa lleve. Son más resolutivos aunque les cuesta empezar, su aporte en mejorar los procesos de trabajo se hace mas rápido, por tanto pueden equivocarse con mas frecuencia. En situaciones de estrés suelen quedarse parados, la falta de capacidad de decisión y los nervios traicionan muchas veces, tienen miedo a la equivocación. Hay algunos que son esclavos de las “medallas”, el quedar bien ante los jefes sin mirar cómo perjudica a los compañeros. Egoístas en busca del reconocimiento y el favor de los demás. 

todos

    Mantener la estabilidad entre veteranos y jóvenes es fundamental para la buena marcha del equipo de trabajo. La combinación entre ellos debe ser proporcionado, porque si hay muchos jóvenes y pocos veteranos pueden surgir carencias, al igual que si hay muchos veteranos y pocos jóvenes. Por ello porcentaje de cada uno será nivelado, teniendo en cuenta de que en cada grupo hay perfiles diferentes de personas.
    Como he dicho al principio, tener un camino trazado en varios aspectos; objetivos, metas, productividad, rutinas de trabajo, características donde puedas acotar el desarrollo del grupo de trabajo. A partir de aquí incentivar la participación, apoyar las ideas que sean beneficiosas para todos, buscar consenso en el desarrollo de tareas, trabajar con la ideas de que son todos del mismo equipo, es decir que llevan el mismo escudo, independientemente de cual es tu puesto de trabajo. Que se apoyen unos con otros, inculcar la solidaridad en el trabajo, su compenetración es básica para avanzar en nuevos retos.
   En resumen, la combinación entre jóvenes y veteranos es un arma de doble filo, si sabemos gestionar cada grupo de una manera independiente y unirlo con éxito, resultara  un equipo cohesionado y compacto. Pero si por otro lado, saltan diferencias y disputas entre ellos, no sabemos actuar con determinación y claridad, tendrás un polvorín que en cualquier momento puede estallar. Aplicar el sentido común en muchos casos te supone ver las cosas desde una perspectiva más clara y no perderte en la confusión.

Características de la información que le das a tus empleados para el desarrollo de su trabajo.

    ¿Cómo transmites el trabajo que hay que realizar a tus empleados? ¿de que manera comunicas las tareas a tu plantilla? si alguien tiene dudas sobre lo que tiene hacer ¿como se pone en contacto con el líder o jefe?. Estas preguntas que se plantean sobre las maneras de comunicar la información a nuestros trabajadores, se deben responder sin dudas, en una misma línea comunicativa, con seriedad y rigor. De manera directa y por los canales adecuados. Algunas de las características que debe tener esta comunicación y formas de transmitirla son las siguientes:
  • Veracidad: la información que le das a tus compañeros siempre debe ser la real, nada de supuestos o “puede pasar”, “me han comentado”, debes decir lo que te ha llegado a ti, sin malinterpretar y con la mayor objetividad posible. La confusión y los comentarios negativos tardan poco en saltar sino se mantiene una comunicación seria. En este punto, si eres jefe de equipo o líder de grupo, si no te fías de la información que te han dado a ti, no la transmitas tal cual, porque estás engañando a tu personal y más tarde se enteran de la verdad. Por ello, intenta hablar con las fuentes de donde sale esos comunicados u órdenes e intenta aclarar los temas para dejarlo claro a tu gente.
  • Fluidez: en las reuniones de primera hora se realiza una puesta en común de asuntos rutinarios y valoraciones, a ella normalmente asisten jefes de departamento o directivos, siempre y cuando las reuniones sean productivas considero que esos temas que se tratan deben trasladarse a los empleados de la organización lo antes posible, que no pasen días sin que la plantilla sepa esta información. Está claro que habrá temas de vital importancia donde la plantilla no tiene porqué estar al tanto, pero la información debe ser fluida, que no se sufre atascos porque podría aparecer el desconcierto.
     Dejo para mas adelante un articulo que me acaba de surgir a raíz de este punto, ¿que filtros utiliza una organización para saber qué información traslada a los trabajadores y cuál no?.
images (2)
     Para mi estas dos características de la comunicación entre líder y su equipo son importantes, no obstante, hay muchas otros factores que participan que influyen en las interacciones entre empleados, pero he querido resaltar estas dos.
      La información debe ir de una manera transversal, de arriba a abajo en la jerarquía y entre departamentos, pero de abajo arriba también, si un empleado tiene dudas o ideas que se tienen que tener en cuenta la fluidez y veracidad son importantes para que se estudie esa información. Porque no es la primera vez que pasa que un compañero tiene una idea de mejora de cualquier tipo y la traslada a sus superiores, éstos no hacen caso y después vienen las consecuencias.
     Transmitir la información lo más objetivamente posible hace que la comprensión sea total, no se generan dudas y a través de canales adecuados. Opino que diciendo las cosas a la cara se gana feedback. Cuando estas reunido con tu gente y trasladas algún tipo de información, fijándote en sus reacciones puedes comprender su implicación, preocupación, interés, etc, por el asunto que se esta tratando. A esto se le llama comunicación kinésica, que básicamente son gestos expresivos de nuestra cara, movimientos corporales ante algo o alguien.
    En resumen, si tienes claro el tipo de información que tienes que transmitir las maneras de hacerlo que sean lo más acorde con tu personalidad, todo lo objetivamente posible, lo más real que puedas, sin rodeos, aclarar las dudas y participa en el intercambio de opiniones.
 

Etapa difícil: como lo dices a tus empleados.

     A lo largo del año, las ventas, productividad, beneficio son factores que influyen en la dirección de una empresa y con mas motivo si tu producto es estacional, va pasando por altibajos durante meses: en unos tienes picos muy altos, otros apenas se mueve el mercado y en la mayoría de ellos mantienes un equilibrio.
     Por tanto, si analizas puedes sacar una idea clave; de que tu mayor volumen de venta esta centrado en una franja del año muy especifica, donde tus ventas dependen de variables externas: comportamiento del consumidor, tiempo, poder económico, etc. No hay seguridad cuando analizas a las otras empresas de tu sector e incluso a tu competencia, te queda claro que todos están en situaciones parecidas. Es el momento donde empiezan aparecer noticias en los medios de comunicación avisando de la dificultad de la campaña, de la poca venta de esos productos, paros de producciones y envío de gente al paro.
     Es una escalera donde la información va adquiriendo mas importancia a medida que pasa el tiempo, en un principio no te afecta, pero cuando las noticias que se publican guardan relación entre ellas, aparecen declaraciones de empresarios, los economistas aportan su opinión y los presidentes de organismos salen a tranquilizar, es cuando los rumores dentro de la empresa florecen; aquí y aquí explico los dos tipos de rumores a los que se enfrenta una empresa.
images
              Destacar que los trabajadores de las organizaciones donde éstos tienen mucha antigüedad pueden hasta acertar el desarrollo de la campaña sin ser expertos, solamente con la experiencia de los años son capaces de determinar en que momento esta la empresa y por supuesto el sector, pero existe un fallo importante, estas personas que se sienten “gurus” gracias a sus tantos años en la empresa no se fijan en que el sector esta igual, que la competencia esta de la misma manera o peor, solo apuntan un horizonte negro y sin salida. Cuando los “bulos” van cogiendo fuerza es cuando los directivos deben actuar e incluso para que no crezcan, pero una vez detectado el problema se plantea una pregunta muy complicada como jefe operativo o coordinador de sección; ¿como transmito a mis empleados esta complicada situación?.
           Lo que opino es que para esto no hay un manual y tiene que ver mucho con la personalidad de cada uno. Pero está claro es que la información que se transmite debe ser clara y nada confusa, no dar pie a malas interpretaciones y por supuesto a sembrar el caos e inseguridad en la plantilla. No quieras engañar a tus trabajadores presentado un entorno bonito, debes plasmar la realidad, la dificultad por la que se está pasando, pero eso si, sin agravar, sin dramatizar y apelar a la responsabilidad de cada uno en su puesto para dar lo mejor de cada uno y mantener la unidad. Es cierto que la situación del mercado no depende del empleado, pero si que influye en el clima laboral, por tanto, dejar trabajar a los que se encargan de ello y no descentrar de sus tareas, los trabajadores a seguir con una actitud de implicación y entendimiento hacia la dirección y sus departamentos.
          Como líder en una sección conocerás bien a tus empleados, una razón de peso para saber como comunicar el estado de la empresa. Si detectas de donde vienen las mayores dudas, hablas con el empleado para tranquilizarlo o explicarle con mas detalles lo que está ocurriendo. Si tu tienes seguridad y fe en lo que se está haciendo tus trabajadores serán el altavoz de cara a otros departamentos. Esta actitud es la que debes de fomentar y el trabajador se sentirá respaldado, tendrá una mayor confianza en los superiores.
          Es complicado manejar un entorno donde todo no son buenas noticias, la idea principal es que se está trabajando todo lo posible por superar los obstáculos y las dificultades, no engañes al personal, explica la dureza de la situación y pide ayuda, que todos participen desde su puesto de trabajo a una mejora del ambiente laboral. Lo peor que se puede hacer es responsabilizar a elementos externos de las circunstancias, no hay que excusarse, ya sabemos que no es problema nuestro. Sumar no restar, se cuenta con una plantilla experimentada (en la mayoría de organizaciones) e implicada en su trabajo, aprovecha los atributos que te da tu personal.

Vacaciones que no te esperas.

       ¿Qué sensación tienes cuando todo tu entorno está deseando tener vacaciones?, creo que agobia un poco que todos estén con la misma canción. Pero ¿que pasa cuando te fuerzan a coger unos días de descanso? ya no se piensa igual. Es un sabor agridulce, está claro que a todos nos gusta estar de vacaciones, que sean para descansar, que no vengan por problemas en la producción, índices en las ventas o cualquier otro motivo que nos haga parar a la fuerza. Eso significa que algo no va bien. Se ha planificado mal o los objetivos no se han cumplido, las expectativas no han salido correctamente, muchas razones por las que puedes tener un parón en tu trabajo sin darte cuenta.
          A mi personalmente me gusta trabajar, porque como la gran mayoría hay que llegar a final de mes. Otra de las razones es que me siento muy útil haciendo el trabajo que hago, me lo paso bien en mi puesto. Por eso no entiendo a las personas que quieren irse de forma inesperada porque están quemados, cansados o saturados.
580fa2dc72ed0_crop
          Con esta actitud por parte de los trabajadores se instala un ambiente raro en la empresa; incertidumbre, miedo, pasotismo, tensión, frustración son algunos factores que se pueden detectar. Intentaré hacer una clasificación del tipo de personas que me encuentro dentro de un entorno así:
  • Primero están las personas que desean irse nada más empezar y repiten la misma canción durante todo la campaña laboral, aquellas que no aportan nada y solo crean desasosiego, tienen una desgana instalada en su actitud. Se dedican de ir de un lado a otro predicando su idea para causar la mayor confusión posible. Curiosamente son personas que llevan mucho tiempo en la empresa, pero que llegada una edad no les importa nada o no tienen preocupaciones si se van de vacaciones, más tiempo libre para hacer lo que quieran. Quiero destacar que esta clase de trabajador son los que cuando los llaman por una urgencia en la empresa en periodo vacacional ponen pegas porque tienen que ir, ah eso sí, si no los llamas se quejan de porque no has contado con ellos, en definitiva, “ni comen ni dejan comer.”

 

  • Después están las que les da igual todo, si hay que irse se van, si hay que quedarse pues bien, su preocupación es que los dejen tranquilos, día que trabajan uno más que cobran. Normalmente son empleados que tienen asumido que no pueden hacer nada para cambiar la situación. Son el blanco de los comentarios de los compañeros del anterior apartado, los que sufren el cansancio y pesadez de escuchar siempre lo mismo, pero que no bajan su rendimiento productivo pese a tener que aguantar actitudes negativas a su alrededor.

 

  • Y por último los que se preocupan por todo, porque no tienen otro trabajo, la situación personal es complicada y necesitan trabajar o simplemente les gusta lo que hacen en esa empresa. Normalmente el perfil de estos trabajadores suelen ser jóvenes, con una media de años en la empresa considerable como para saber qué está pasando. Sensible a la situación de la organización se sienten especialmente implicados con la empresa, haciendo todo lo posible por la mejora de ésta y cuando se les necesita no dudan en acudir, aunque a muchas veces no son bien valorados, sufren (desaprovechados por parte de la empresa) unas expectativas equivocadas.

 

Cualquier perfil de persona nos podemos encontrar ante la situación de irse al paro, no trabajar durante un tiempo por obligación. Ante todo mantener la calma y desarrollar las tareas de la mejor manera posible. Intenta aportar a la empresa no restar, al final tu estado depende de cómo gestiones personalmente esta etapa complicada que te ha tocado sufrir.

Amistad en el trabajo.

      Que difícil es separar amistad y trabajo, la línea que hay entre estos términos es muy fina, tiene el riesgo de romperse cada momento y es mal interpretada por nosotros muy a menudo. Amigos en el trabajo es normal tenerlos, puedes tener más afinidad con unos compañeros que con otros y surge la amistad, o puede que te conozcas de fuera del entorno laboral y coincides en el trabajo.
       Tener un amigo/compañero en el trabajo es un arma de doble filo: por un lado podrás pedirle favores que a otro compañero no (aunque no deberia ser asi), aunque también puedes tener un apoyo emocional en lo momentos complicados o por el contrario ese lazo afectivo que tienes con él provoca que compartas información comprometida que los demás no saben. Recibe un trato diferente por tu parte, por tanto tu opinión como líder se pone en duda. Te comprometes a ciertas cosas que con otro compañero no haces. Cuando hay que llamar la atención o no lo haces y si es así lo haces en un tono que él no te toma en serio o simplemente no te hace caso. Tu capacidad de autoridad se pierde.
5da03e76e0fbc2db840a9a7eb848f0e4
       En mi opinión, ese vinculo de amistad que hay con alguien queda “aparcado” en el momento que entras por la puerta de la empresa. Pienso que se debe tratar a todos por igual, sean o no conocidos. No tienes que dar importancia a unos empleados mas que a otros por tener diferente tipo de relación, mantener el equilibrio en el trato con ellos contribuye a un clima laboral tranquilo, pueden surgir rencillas como consecuencia de esto.
       Pero si no tratas a todos por igual, saltarán los comentarios negativos, aumenta la falta de autoridad, la confianza se pierde poco a poco y la imagen como líder queda dañada. Aunque hables con tu “amigo” de temas de fuera del trabajo, las dudas surgirán si das motivos para hacerlo. Tampoco creo que sea bueno ponerte esa cara de “jefazo” e ir como un sargento, pero si cuidar las formas con el trato a cada empleado.
       Puedo sacar alguna conclusión de este tema,  ¿la amistad es buena en el trabajo? pienso que si, pero tener cuidado en cómo gestionarla es importante para no crear problemas entre los compañeros. Tener claros los puesto de trabajo considero que influye mucho, para ello se ha de trabajar cada día en que el trabajador sepa cuál es su posición en relación a su líder, encargado o “amigo”.