Críticas a las ayudas fuera de tu departamento.

          Para tratar el tema de esta semana antes te tengo que poner en situación. En el último partido de la selección italiana de fútbol, su gran portero Gianluigi Buffon anunció su retirada de ella, hasta aquí todo normal. Pero la polémica saltó cuando el árbitro del encuentro se quiso hacer una foto con el guardameta, los comentarios en los medios no tardaron en llegar. Compañeros y excompañeros del árbitro, delegados, directivos, presidentes de organismos futbolísticos etc, declararon su opinión y entre ellas criticaban su actitud, no estaba todo el mundo de acuerdo con la acción que hizo el árbitro.
       ¿Te suena esta situación?¿has pasado por algo parecido? ¿te han llegado críticas porque has ayudado o te has “relacionado” con otro departamento?. Se duda de su actitud y compromiso de esos compañeros que hacen favores a otras secciones. Para mi es extraño que ser cuestionado por prestar ayuda, es decir, que en definitiva somos todos empleados de una misma organización y con su progreso supone tranquilidad para los trabajadores.
 1
   Cuando estas ideas se sitúan en el ambiente sobre un empleado que presta sus servicios en otro sitio donde no pertenece, dudamos de su responsabilidad, la primera idea que nos viene es que es un “pelota”, que si ahora lo hace él nos tocará hacerlo a los demás, en resumen, críticas al comportamiento de este trabajador.
   Pero no caemos en la cuenta que estas acciones sirven para compenetrarse con otras secciones, complementar trabajo con los demás compañeros. Sirve para facilitar el desarrollo de las tareas cuando llegan los momentos de agobio y nervios y por supuesto la cooperación en aportar soluciones.
    Cada empleado es diferente, su personalidad define sus actitudes en el momento de desarrollar sus tareas y esa actitud proactiva supone un plus en los equipos de trabajo. Entenderse entre secciones produce una mayor cohesión como organización, aumenta la productividad, por supuesto genera mejoras, porque cada uno puede aportar acciones creativas desde puntos de vista diferentes.
 3
    Alguna vez he oído que una fábrica es una máquina compuesta de engranajes, que una empresa que trabaja en la producción en cadena está diseñada por muchos eslabones. Por tanto, este tipo de actitudes sirven para unir secciones con diferentes faenas, pero que suman en el resultado final.
   Si se detecta el rechazo por parte del equipo a estas ayudas, el líder debe atajar el problema en su inicio, porque creará un malestar que no es positivo para el progreso de la sección.
Anuncios

Relación entre equipos deportivos y grupos de trabajo.

      El fin de semana pasado fue la cena anual del club de mtb que soy socio, una reunión de compañeros que comparten una misma afición, la bicicleta de montaña. Ese día era importante para todos; la primera convivencia de los socios mas nuevos, la entrega de premios de las marchas internas, un buen momento para compartir vivencias de este año. Había caras conocidas y otras no tanto, a veces confundes compañeros porque tienes la costumbre de verlo con la equipación de bicicleta y casco, por tanto cambia su aspecto. Pero en definitiva una jornada para disfrutar.
3
     Lo que me ha llevado a escribir este articulo es los valores que comparten  un club de mtb y los de un equipo de trabajo de cualquier organización. Estos equipos comparten una serie de aspectos que enriquecen la convivencia y el entendimiento entre sus miembros. Estas cualidades son las siguientes:
  • Compañerismo; esencial en cualquier trabajo en equipo y en el club es un valor muy establecido.
  • Competitividad; no falta en ningún club deportivo o grupo de trabajo, buscando la mejora continua, marcando objetivos y ayuda a superar obstáculos.
  • Ayuda: importante en cualquier ámbito de la vida, en este caso clave para crecer como personas y cultivar ese compañerismo antes comentado.
  • Un mismo propósito, disfrutar de lo que se hace en ese momento, por un lado la bicicleta y en las organización el trabajo diario.
  • Solidaridad y respeto, cualidades que define a las personas y que se comparten tanto en un club como en un grupo de trabajo.
   Cada uno de estos factores es complementario con los demás, es decir, que el desarrollo de uno significa el de los otros también avanzan. Otras cualidades que podría destacar desde esta perspectiva sería; la creatividad, la motivación por superarte y por supuesto el liderazgo colectivo, un club
(equipo) unido es una potente máquina preparada para superar dificultades.
    En las carreras es cuando todos estas cualidades se manifiestan, la competitividad entre compañeros pasa a un segundo plano y se convierte en apoyo por quedar delante de los otros clubs, la ayuda imprescindible para seguir el ritmo en carrera cuando no podemos. Por supuesto la solidaridad cuando aparecen los problemas mecánicos, todos unidos con una misma misión, llegar a la meta. Hay algo que no he comentado y no por ello menos importante, compartir las experiencias y conocimientos sobre lo que sea; alimentación, mecánica, técnica, etc, así se aprende y enriquece a la gente.
2
  Al final solo he destacado unas pocas características que comparten un club o equipo de trabajo, pero te he dejado algunas ideas de lo que para mi representa un club y por semejanzas un equipo en el trabajo, no por ser menos importantes, sino porque tienen mas que ver a nivel personal.
  Si eres socio a un club o equipo, el sentimiento de pertenencia lo tendrás muy presente y todos estos valores son lo que te hacen desarrollarte y crecer como persona.

Características de la comunicación para llegar a entenderse.

        He vuelto a la universidad por poco tiempo , se ve de otra manera las relaciones entre los que allí conviven, por supuesto entre los propios alumnos, pero entre estudiantes y profesores es para destacar. No hace mucho, en el mundo universitario los profesores pretendían estar en un escalón más arriba del alumno, (aunque no todos) por conocimientos, experiencia o lo que sea para situarse por encima. Pero el alumno no se quedaba atrás, también quería mostrar su ego y ambición queriendo agradar al profesor. Con el tiempo esto ha cambiado, aunque sigue habiendo “especímenes” de lo dos tipos que recorren los aularios.
   Estuve sentado al lado de donde se improvisó una tutoría, había mucha cordialidad entre profesor y alumno, incluso “colegeo” en algún momento (supongo que no será con todos igual), pero me alegro que por un momento se pusieran al misma altura para poder llegar a ponerse de acuerdo sobre tema que estaban tratando, buscaron un entendimiento, valoraron las opciones, analizaron las ventajas e inconvenientes y al final llegaron al mismo punto.
   Una de los detalles que me resultó extraño fue que hablaban el mismo lenguaje, en el sentido de que en ningún momento parecían alumno y profesor sino dos personas manteniendo una conversación sobre algo. Sin verlos no era capaz de adivinar cual era cada uno por su manera de expresarse, fue una charla entre dos amigos.
       De ese instante recuerdo que hubo mucho compromiso por las dos partes, ninguno quería imponer los argumentos al otro sino que el alumno propone y el profesor decide. Si al alumno no le venía bien la decisión, pues el profesor se prestaba a darle alternativas. Dentro del tema que hablaban (que no entendía nada ya que era de ingeniería) el profesor guiaba al alumno sobre como hacer los ejercicios, qué formas podría usar y éste comentaba sobre las propuestas. Al final el profesor sacó una serie de obligaciones que el alumno tenía que cumplir para realizar la tarea. El estudiante se fue convencido de haber sacado algo beneficioso de la tutoría.
     De esta historia puedo sacar varias ideas aplicadas a la relación entre empleados, mandos intermedios o equipos de trabajo, son las siguientes:
  • El diálogo es importante entre dos partes y más aún en el ámbito laboral, donde muchos factores influyen sino hay fluidez en la comunicación.
  • La actitud por llegar a un punto en común para un beneficio mutuo y ganar tiempo.
  • No estar en una posición autoritaria sin querer ceder y exigir al mismo tiempo.
  • Tratar de la misma manera a cualquier persona, sin indiferencia, no tener en cuenta el cargo o posición que tiene.
  Voy acabando, debes de poner algo de tu parte para sacar beneficio del otro. Mantenerse en una posición dura no te da ninguna ventaja. Estas cualidades no son todas, por supuesto, identifica las tuyas y aprovechalas.

Amistad en el trabajo.

      Que difícil es separar amistad y trabajo, la línea que hay entre estos términos es muy fina, tiene el riesgo de romperse cada momento y es mal interpretada por nosotros muy a menudo. Amigos en el trabajo es normal tenerlos, puedes tener más afinidad con unos compañeros que con otros y surge la amistad, o puede que te conozcas de fuera del entorno laboral y coincides en el trabajo.
       Tener un amigo/compañero en el trabajo es un arma de doble filo: por un lado podrás pedirle favores que a otro compañero no (aunque no deberia ser asi), aunque también puedes tener un apoyo emocional en lo momentos complicados o por el contrario ese lazo afectivo que tienes con él provoca que compartas información comprometida que los demás no saben. Recibe un trato diferente por tu parte, por tanto tu opinión como líder se pone en duda. Te comprometes a ciertas cosas que con otro compañero no haces. Cuando hay que llamar la atención o no lo haces y si es así lo haces en un tono que él no te toma en serio o simplemente no te hace caso. Tu capacidad de autoridad se pierde.
5da03e76e0fbc2db840a9a7eb848f0e4
       En mi opinión, ese vinculo de amistad que hay con alguien queda “aparcado” en el momento que entras por la puerta de la empresa. Pienso que se debe tratar a todos por igual, sean o no conocidos. No tienes que dar importancia a unos empleados mas que a otros por tener diferente tipo de relación, mantener el equilibrio en el trato con ellos contribuye a un clima laboral tranquilo, pueden surgir rencillas como consecuencia de esto.
       Pero si no tratas a todos por igual, saltarán los comentarios negativos, aumenta la falta de autoridad, la confianza se pierde poco a poco y la imagen como líder queda dañada. Aunque hables con tu “amigo” de temas de fuera del trabajo, las dudas surgirán si das motivos para hacerlo. Tampoco creo que sea bueno ponerte esa cara de “jefazo” e ir como un sargento, pero si cuidar las formas con el trato a cada empleado.
       Puedo sacar alguna conclusión de este tema,  ¿la amistad es buena en el trabajo? pienso que si, pero tener cuidado en cómo gestionarla es importante para no crear problemas entre los compañeros. Tener claros los puesto de trabajo considero que influye mucho, para ello se ha de trabajar cada día en que el trabajador sepa cuál es su posición en relación a su líder, encargado o “amigo”.

Personas simpáticas o antipáticas, secas o estiradas.

     ¿Te resulta familiar alguno de los adjetivos del titulo? ¿los has escuchado en una conversación?. Casi con seguridad al menos uno de ellos te lo han dicho alguna vez. Calificar o en este caso descalificar rompe el clima de trabajo, se vuelve confuso y enrarecido. Pero, suponiendo que vas al trabajo con buena actitud y con una predisposición a poder desarrollar tu trabajo correctamente, ¿has sido antipático, te has mostrado seco o cortante?. Te puedo asegurar a que si, admito que durante la jornada laboral es complicado tener la sonrisa en la boca, ya sea por la cantidad de trabajo, que requiere concentración, o por el trabajo repetitivo que haces. Esta actitud tan adversa también sale cuando el ritmo se vuelve agobiante y estresante. Otra pregunta que me hago ¿al trabajo vas a hacer amigos, agradar o simplemente a trabajar?. Hay una delgada linea entre compañeros de “curro” y amigos, por tanto esa linea se confunde entre amistad y trabajo, pero este tema lo dejo para un próximo articulo.
    El trato con mucha gente durante tu jornada laboral a veces es agotador, si ademas eres comercial, representante o estas delante al público en un negocio donde supuestamente tienes que estar con la sonrisa en la cara todo el día, es muy difícil conseguirlo, aunque aquellos que viven con pasión lo que hacen no les supone gran esfuerzo, cuando nadie les mira han tenido algún momento de rabia contenida.
descarga
  La relación con varias personas a lo largo del día  con intereses diferentes y peticiones de todo tipo, hace que no tengas claridad de como atenderlos. Puede que pierdas la paciencia, pero siempre con respeto y educación. Tengo que decir que ellos no tienen la culpa de tus cabreo o rabietas. Es inevitable tener uno de esas situaciones en las que te vuelves un “borde” y todo se nubla a tu alrededor. Lo que puedes hacer es identificar cuando estas actuando de esa manera y minimizar las repercusiones, aunque las circunstancias no ayuden, ese momento malo pase lo mas rápido que puedas, paraaa¡¡¡ vuelve a coger aire, respira y ordena tus pensamientos.
   Si te pasa con  un cliente delante, pide un momento, sal a por un vaso de agua, levántate y si tienes que ausentarte unos minutos, ves donde quieras: al baño, a la terraza, que esperas una llamada, cualquier motivo que te haga desaparecer para pasar ese momento de “mala leche” que te ha venido.
    En mi caso el goteo de gente pidiendo lo mismo y contestándoles de la misma manera se convierte en automático,  unas veces con mas alegría, otras con menos, en alguna ocasión hago que nos los veo, falta de educación, podría ser, lo admito, prefiero irme que no decirlo con malas formas, no todo el mundo tenemos una gran paciencia. A veces no hace falta que diga algo, solo con que me vean la cara ya saben lo que pienso.
     Parece que están en una carrera de relevos, se ponen de acuerdo para pedirte lo mismo cada 5 minutos. Lo has explicado 6 veces y todavía siguen sin entenderlo, a todo esto te entorpecen en el desarrollo de tus tareas y provocan que te retrases.
    Todo esto se relaciona con el tipo de personalidad que tienes, o la que adoptas en tu trabajo. Si eres dialogante tienes mas capacidad para aguantar, si por el contrario te irritas con facilidad te costará mucho superar este tipo de situaciones. Los nervios no ayudan, así que tómalo con filosofía  intenta no caer muy a menudo en este tipo de circunstancias, si hay que pedir una disculpa, hazlo. Que no te desvíen de tu camino para realizar un buen trabajo.

Somos personas pero desconocidos…. entre nosotros

         Intento escribir este articulo con un mareo considerable por el vértigo que tengo, pero tengo que compartir los pensamientos que me vienen tras el susto que pase hace unos días. Te pongo en situación, venia de dar una vuelta con la bicicleta y empece a encontrarme mal, mareado y visión borrosa, tuve que parar como pude, apartándome en la acera para sentarme en un banco. Mi estado fue a peor, con vómitos y el mareo iba en aumento, gracias que vino la ambulancia y me llevaron a urgencias. Ya casi recuperado, el recuerdo que se me queda no es el mal momento que pase, sino la poca humanidad que tenemos (que alguna vez he tenido) cuando vemos a personas en mal estado.
       Mientras estaba agachado y apenas podía levantar la cabeza por el mareo, me daba cuenta que pasaba gente (personas) por mi lado sin apenas hacerme caso, tenia la bicicleta en la acera, iba con la ropa de ciclismo, en definitiva que se notaba que necesitaba ayuda, pues ni así. Pude intuir que pasaron tres personas corriendo, una mas paseando al perro y lo mas grave una mama y su carrito, que prefirieron bajar por la carretera antes de preguntar como estaba.
images
    Entonces, llego a varias reflexiones: ¿que nos ha pasado?, ¿hemos perdido eso que nos caracteriza, “la humanidad”?, para que tantos canales para poder relacionarse, para que potenciar las relaciones entre los demás si cuando alguien necesita ayuda no la damos. Nos hemos vuelto tan egoístas que resulta extraño interesarse por el estado de los demás. Somos tan fríos que no queremos que nos afecte el malestar del otro.
descarga
            Me quedé muy defraudado con estas personas, conmigo mismo, porque no me explico este comportamiento en una sociedad que se “vende” tan bien la ayuda, o esta bien visto prestar ayuda, pero eso si, cuando te vean, para compartir, demostrar, lo que se llama “postureo”, aparentar. Si después en una situación por la calle a un indigente, borracho o cualquier persona que lo necesite no se le hace caso, falta de concienciar.
      Tanta frivolidad nos envuelve que nos venda los ojos de la realidad, ¿tan de plástico parecemos?, somos humanos, personas, con emociones y sentimientos, ¿donde están?, supongo que muy al fondo de nuestro ser. Ser emocional es una debilidad, no creo, pero si lo perdemos que nos queda. Aunque no seamos conocidos, no te hayas visto ninguna vez, pero compartimos algo, todos tenemos algo en común  somos muchos, unos mejores otros no tanto, sino tenemos claro nuestras prioridades, mal planteamiento, vamos a sufrir cuando todo sea al revés.
           Esta situación puede describirse en cualquier aspecto y en las empresas se vive muy a menudo, un equipo unido, que se presta ayuda mutuamente superará los obstáculos con facilidad y saldrá reforzado. No querer estar el uno por encima del otro es una idea que tiene que interiorizarse, todos somos uno y cuando alguien necesite ayuda, se debe prestar, de cualquier modo, ya sea laboral o emocional.
           Si no hay apoyo de los unos con los otros mal vamos para superar las dificultades de esta vida, no debemos rendir cuentas, ni señalar si yo he dado y tu no. Sentirse arropado da la sensación de seguridad y confianza,  las cuales te empuja a hacer muchas cosas.
      Para concluir,  ya te comentado como me siento, más que un bajón físico es anímico y emocional, porque que te fallen las personas es duro, en mi caso fue un susto sin importancia, pero que pasa cuando la situación es más crítica, el resultado sino se presta la ayuda necesaria puede ser peor.

Todo puede acabar en un momento.

  Esta semana se ha incendiado un edificio en la calle de al lado de mi casa, sin incidentes serios, nada mas que los daños materiales. En el local de al lado donde se produjo el incendio hay un negocio de pollos asados y tengo amistad con el jefe, “el empresario” le llamo, un tío joven, con ganas de trabajar, un luchador. No le importa descansar, ya que abre todos los días, dice que ahora lo que toca es “currar”, tiene una actitud que valoro mucho cuando se trata de un joven emprendedor. Tras el incendio en el primero que pensé fue en él, si había tenido daños en el asador y como se encontraba. El domingo fui a verlo, todavía tenia el susto en el cuerpo y por lo que pude hablar con él, vio muy cerca el final de lo que tanto le esta costando levantar, su negocio. Te cuento toda esta historia para que valores lo que tienes, lo que has conseguido y lo que te queda por hacer, en el momento que menos te esperas puede dar todo la vuelta. Me pongo en la piel de “el empresario” y te surgen una serie de reflexiones en la que antes no pensabas, que son las siguientes:

  • Valoras lo que tienes: cuando día a día estas en primera linea no valoras lo que estas consiguiendo  solo piensas en el esfuerzo y trabajo que desarrollas, el sacrifico que haces por levantar la persiana del local cada día y de lamentarte por no tener una cosa mejor. Hasta que pasa una desgracia como ésta y el final ha estado cerca, es cuando cambias totalmente de perspectiva, das mucha importancia a todo lo que estas haciendo y te sientes un privilegiado por tener esa oportunidad de desarrollar tu trabajo.
  • Fuerzas para seguir adelante: no tienes tiempo para caer y pensar en lo que habría pasado si….., toca centrarse, focalizar todas tus fuerzas en seguir trabando duro para llevar el negocio hacia arriba.
  • Como te planteas el futuro: ya no seguirás rutina, que se te hace cada vez mas pesada, si fuera yo, pensaría en como mejorar y aumentar la calidad del servicio a los clientes, que este hipotético final que no llego sea un punto de inflexión para mejorar aquellas áreas en las que estoy mas flojo: cambio de menús, ampliar la oferta, promociones, etc.
  • Mas humano: supongo que después de una experiencia así te vuelve mas sensible, mas humano, crees que porque te tiene que pasar a ti, pero sin embargo tienes una segunda oportunidad. Cuando eres niño dicen que te pareces a una esponja, que absorbes conocimientos, curiosidades, interés por lo que te rodea, si eres una persona que esta dispuesta a crecer, eso debes volver a potenciarlo, aprender, observar, analizar, tratar con las personas.
      Para acabar quiero que valores lo que estas haciendo, que las situaciones imprevistas surgen, las superarás, pero es importante en que estado quedas una vez pasado el mal trago. La capacidad de recuperación es esencial, para poder hacer frente a lo que tiene que venir, porque el tren no para. No te rindas, valora siempre lo que consigues, aunque sea poca cosa, para ti es un logro.
      ¿Que opinión tienes sobre esto que te he contado?¿has pasado por un mal trago y te has recuperado?¿como lo has hecho?