Trabajar en un festivo.

      Trabajar en festivo, seguro que te ha tocado alguna vez ir o por el contrario si eres afortunado nunca has ido un día feriado a trabajar.
 
       Ir a tu puesto de trabajo cuando la gran mayoría no lo hace tiene algo especial, no me malinterpretes, es una obligación ya lo se, una pu… también, pero ya que vas puedes fijarte en algunos detalles:
 
  • No hay nadie por la carretera, por tanto los atascos no existen.
 
  • Tampoco ves a la gente estresada, nerviosa y con ansiedad porque la hora de entrada se acerca y por eso puedes ir más tranquilo.
 
  • No te encuentras a la entrada de tu trabajo caras de cabreo, madrugón y resignación, porque como es mi caso, solo he ido yo, bueno y unos compañeros que ya están acostumbrados y por tanto no había malos caretos.
 
  • No hay jefes que te respiren a la nuca cada momento, tú te repartes el trabajo, te organizas y decides, sin más…
1b
      Se que lo que voy a decir suena a disparate, pero esta clase de días especiales como que tu productividad aumenta, el tiempo efectivo, de la otra manera en una jornada normal te pierdes en reuniones, proyectos y planificaciones, al final de la jornada, trabajo eficaz  0.
 
     Aquellos que están acostumbrados a trabajar días de fiesta, ya sea por el tipo de trabajo o porque lo tienen que hacer a la fuerza (sector servicios, sanidad, etc.) puede que su disposición en algunos casos sea de resignación, por supuesto, por no pasar un ese día entre la familia o descansar, pero aun así tienen buena actitud, quiero pensar, claro. Ese buen talante hace que se impliquen al 100% en sus tareas, más que otro día normal, porque no hay nadie presionando, agobiando y apretando.
 
     En definitiva, lo que quiero es que saques dos ideas claras de este planteamiento; la primera, que según la actitud que lleves a trabajar un día de fiestas se te hará más o menos amena la jornada y por otro lado analiza aquellos detalles que desarrollas esta tipo de jornada y los aplicas en un día normal.
               Gracias y un saludo……
Anuncios

Ayer me equivoque…

 Ayer me equivoque, así es, me invadió la sensación de haber metido la pata conmigo mismo por la manera que hago las cosas en el trabajo e incluso dudé de la capacidad de mi compañero para hacer ciertas tareas. Es un problema transmitir a los demás la misma exigencia que tienes para ti en el trabajo . Te ciegas en el resultado final y no en los factores o complicaciones que se tienen para llegar a ese resultado.
    Te explico: antes de acabar el turno deje unas indicaciones para hacer un trabajo específico, colocar un material en un sitio ya establecido. Cuando llegó a la mañana siguiente el material estaba en el sitio pero no el que yo había indicado, de primeras cabreo y a las 6 de la mañana, empezaba bien el turno. Hasta media mañana no salgo de mi indignación por no haberme hecho caso y ponía en duda la capacidad de comprensión de algún compañero a mis indicaciones. Cómo estamos cambiando el sistema de gestión en los materiales, me pongo a comprobar donde se ha ubicado ese material en sistema y porque. Después de verificar todos los movimientos me doy cuenta que me he equivocado, que ese material se puso ahí porque donde yo dije el sistema no lo permitía.
3
   Después de esta situación hay varias ideas que he sacado en claro para no volver a repetir errores:
  • Cada persona tiene una manera de hacer las cosas aunque el resultado sea el mismo
  • Permitirme fallar para aprender, la autoexigencia solo lleva al error sin valorar las alternativas.

 

  • No transmitir presión cuando comparto información respecto a la realización de tareas, es negativo para los demás.
  • Por supuesto evitar cabreos innecesarios antes de preguntar o revisar esas acciones.
  • No perder el tiempo en pensamientos negativos (media mañana dando vueltas al tema) atajar las dudas desde un primer momento.
  • Centrarse en el trabajo diario, ayer ya es tarde, es ahora y mañana.
  No hay nada mas humano que equivocarse, trabajar buscando la excelencia y brillantez requiere muchas equivocaciones para conseguir la eficiencia. Los errores te hacen aprender y moldean tus capacidades para enfrentarte a nuevos objetivos, así que siempre adelante y aprendiendo….

Rechaza los fantasmas.

  Volvemos a la rutina: nenes al cole, papas a trabajar y jubilados a disfrutar, en fin todo vuelve a ponerse en movimiento. Cuando pasas unos días con la cabeza puesta en otras cosas olvidas estados que ahora vuelven, me explico; estrés, prisas, nervios, mal humor, etc, los recuerdas….
1
          Asi no es manera de vivir o de empezar el dia, mas bien el año. Toda la jornada con esas sensaciones es agotador, física y mentalmente, no disfrutas nada de lo que haces, no eres consciente en la espiral que estas entrando y te aparta de tu perspectiva, de la verdadera realidad.
         En este estado es complicado rendir al 100% en cualquier aspecto; en el trabajo o en el circulo familiar. Tu actitud se resiente con tanta hostilidad, cambia el carácter y la manera de ver las cosas.
3
     Por ello, no pretendo ser ningun “guru” de estos temas, pero si puedes aplicar el sentido común y disfrutar cada momento, saborear cada cosa que hagas, sin velocidad, sin prisa, coge un respiro, mentalizar, sé consciente de dar tu mejor versión en cada momento. De esta manera esos fantasmas que te persiguen despues de unos dias de desconexión no volveran, recuerda lo bueno de los días pasados para coger impulso y energía.

   Cuesta muy poco ser feliz y gratis… cada dia ¿por  que no lo intentas?

Críticas a las ayudas fuera de tu departamento.

          Para tratar el tema de esta semana antes te tengo que poner en situación. En el último partido de la selección italiana de fútbol, su gran portero Gianluigi Buffon anunció su retirada de ella, hasta aquí todo normal. Pero la polémica saltó cuando el árbitro del encuentro se quiso hacer una foto con el guardameta, los comentarios en los medios no tardaron en llegar. Compañeros y excompañeros del árbitro, delegados, directivos, presidentes de organismos futbolísticos etc, declararon su opinión y entre ellas criticaban su actitud, no estaba todo el mundo de acuerdo con la acción que hizo el árbitro.
       ¿Te suena esta situación?¿has pasado por algo parecido? ¿te han llegado críticas porque has ayudado o te has “relacionado” con otro departamento?. Se duda de su actitud y compromiso de esos compañeros que hacen favores a otras secciones. Para mi es extraño que ser cuestionado por prestar ayuda, es decir, que en definitiva somos todos empleados de una misma organización y con su progreso supone tranquilidad para los trabajadores.
 1
   Cuando estas ideas se sitúan en el ambiente sobre un empleado que presta sus servicios en otro sitio donde no pertenece, dudamos de su responsabilidad, la primera idea que nos viene es que es un “pelota”, que si ahora lo hace él nos tocará hacerlo a los demás, en resumen, críticas al comportamiento de este trabajador.
   Pero no caemos en la cuenta que estas acciones sirven para compenetrarse con otras secciones, complementar trabajo con los demás compañeros. Sirve para facilitar el desarrollo de las tareas cuando llegan los momentos de agobio y nervios y por supuesto la cooperación en aportar soluciones.
    Cada empleado es diferente, su personalidad define sus actitudes en el momento de desarrollar sus tareas y esa actitud proactiva supone un plus en los equipos de trabajo. Entenderse entre secciones produce una mayor cohesión como organización, aumenta la productividad, por supuesto genera mejoras, porque cada uno puede aportar acciones creativas desde puntos de vista diferentes.
 3
    Alguna vez he oído que una fábrica es una máquina compuesta de engranajes, que una empresa que trabaja en la producción en cadena está diseñada por muchos eslabones. Por tanto, este tipo de actitudes sirven para unir secciones con diferentes faenas, pero que suman en el resultado final.
   Si se detecta el rechazo por parte del equipo a estas ayudas, el líder debe atajar el problema en su inicio, porque creará un malestar que no es positivo para el progreso de la sección.

Relación entre equipos deportivos y grupos de trabajo.

      El fin de semana pasado fue la cena anual del club de mtb que soy socio, una reunión de compañeros que comparten una misma afición, la bicicleta de montaña. Ese día era importante para todos; la primera convivencia de los socios mas nuevos, la entrega de premios de las marchas internas, un buen momento para compartir vivencias de este año. Había caras conocidas y otras no tanto, a veces confundes compañeros porque tienes la costumbre de verlo con la equipación de bicicleta y casco, por tanto cambia su aspecto. Pero en definitiva una jornada para disfrutar.
3
     Lo que me ha llevado a escribir este articulo es los valores que comparten  un club de mtb y los de un equipo de trabajo de cualquier organización. Estos equipos comparten una serie de aspectos que enriquecen la convivencia y el entendimiento entre sus miembros. Estas cualidades son las siguientes:
  • Compañerismo; esencial en cualquier trabajo en equipo y en el club es un valor muy establecido.
  • Competitividad; no falta en ningún club deportivo o grupo de trabajo, buscando la mejora continua, marcando objetivos y ayuda a superar obstáculos.
  • Ayuda: importante en cualquier ámbito de la vida, en este caso clave para crecer como personas y cultivar ese compañerismo antes comentado.
  • Un mismo propósito, disfrutar de lo que se hace en ese momento, por un lado la bicicleta y en las organización el trabajo diario.
  • Solidaridad y respeto, cualidades que define a las personas y que se comparten tanto en un club como en un grupo de trabajo.
   Cada uno de estos factores es complementario con los demás, es decir, que el desarrollo de uno significa el de los otros también avanzan. Otras cualidades que podría destacar desde esta perspectiva sería; la creatividad, la motivación por superarte y por supuesto el liderazgo colectivo, un club
(equipo) unido es una potente máquina preparada para superar dificultades.
    En las carreras es cuando todos estas cualidades se manifiestan, la competitividad entre compañeros pasa a un segundo plano y se convierte en apoyo por quedar delante de los otros clubs, la ayuda imprescindible para seguir el ritmo en carrera cuando no podemos. Por supuesto la solidaridad cuando aparecen los problemas mecánicos, todos unidos con una misma misión, llegar a la meta. Hay algo que no he comentado y no por ello menos importante, compartir las experiencias y conocimientos sobre lo que sea; alimentación, mecánica, técnica, etc, así se aprende y enriquece a la gente.
2
  Al final solo he destacado unas pocas características que comparten un club o equipo de trabajo, pero te he dejado algunas ideas de lo que para mi representa un club y por semejanzas un equipo en el trabajo, no por ser menos importantes, sino porque tienen mas que ver a nivel personal.
  Si eres socio a un club o equipo, el sentimiento de pertenencia lo tendrás muy presente y todos estos valores son lo que te hacen desarrollarte y crecer como persona.

Características de la comunicación para llegar a entenderse.

        He vuelto a la universidad por poco tiempo , se ve de otra manera las relaciones entre los que allí conviven, por supuesto entre los propios alumnos, pero entre estudiantes y profesores es para destacar. No hace mucho, en el mundo universitario los profesores pretendían estar en un escalón más arriba del alumno, (aunque no todos) por conocimientos, experiencia o lo que sea para situarse por encima. Pero el alumno no se quedaba atrás, también quería mostrar su ego y ambición queriendo agradar al profesor. Con el tiempo esto ha cambiado, aunque sigue habiendo “especímenes” de lo dos tipos que recorren los aularios.
   Estuve sentado al lado de donde se improvisó una tutoría, había mucha cordialidad entre profesor y alumno, incluso “colegeo” en algún momento (supongo que no será con todos igual), pero me alegro que por un momento se pusieran al misma altura para poder llegar a ponerse de acuerdo sobre tema que estaban tratando, buscaron un entendimiento, valoraron las opciones, analizaron las ventajas e inconvenientes y al final llegaron al mismo punto.
   Una de los detalles que me resultó extraño fue que hablaban el mismo lenguaje, en el sentido de que en ningún momento parecían alumno y profesor sino dos personas manteniendo una conversación sobre algo. Sin verlos no era capaz de adivinar cual era cada uno por su manera de expresarse, fue una charla entre dos amigos.
       De ese instante recuerdo que hubo mucho compromiso por las dos partes, ninguno quería imponer los argumentos al otro sino que el alumno propone y el profesor decide. Si al alumno no le venía bien la decisión, pues el profesor se prestaba a darle alternativas. Dentro del tema que hablaban (que no entendía nada ya que era de ingeniería) el profesor guiaba al alumno sobre como hacer los ejercicios, qué formas podría usar y éste comentaba sobre las propuestas. Al final el profesor sacó una serie de obligaciones que el alumno tenía que cumplir para realizar la tarea. El estudiante se fue convencido de haber sacado algo beneficioso de la tutoría.
     De esta historia puedo sacar varias ideas aplicadas a la relación entre empleados, mandos intermedios o equipos de trabajo, son las siguientes:
  • El diálogo es importante entre dos partes y más aún en el ámbito laboral, donde muchos factores influyen sino hay fluidez en la comunicación.
  • La actitud por llegar a un punto en común para un beneficio mutuo y ganar tiempo.
  • No estar en una posición autoritaria sin querer ceder y exigir al mismo tiempo.
  • Tratar de la misma manera a cualquier persona, sin indiferencia, no tener en cuenta el cargo o posición que tiene.
  Voy acabando, debes de poner algo de tu parte para sacar beneficio del otro. Mantenerse en una posición dura no te da ninguna ventaja. Estas cualidades no son todas, por supuesto, identifica las tuyas y aprovechalas.

Amistad en el trabajo.

      Que difícil es separar amistad y trabajo, la línea que hay entre estos términos es muy fina, tiene el riesgo de romperse cada momento y es mal interpretada por nosotros muy a menudo. Amigos en el trabajo es normal tenerlos, puedes tener más afinidad con unos compañeros que con otros y surge la amistad, o puede que te conozcas de fuera del entorno laboral y coincides en el trabajo.
       Tener un amigo/compañero en el trabajo es un arma de doble filo: por un lado podrás pedirle favores que a otro compañero no (aunque no deberia ser asi), aunque también puedes tener un apoyo emocional en lo momentos complicados o por el contrario ese lazo afectivo que tienes con él provoca que compartas información comprometida que los demás no saben. Recibe un trato diferente por tu parte, por tanto tu opinión como líder se pone en duda. Te comprometes a ciertas cosas que con otro compañero no haces. Cuando hay que llamar la atención o no lo haces y si es así lo haces en un tono que él no te toma en serio o simplemente no te hace caso. Tu capacidad de autoridad se pierde.
5da03e76e0fbc2db840a9a7eb848f0e4
       En mi opinión, ese vinculo de amistad que hay con alguien queda “aparcado” en el momento que entras por la puerta de la empresa. Pienso que se debe tratar a todos por igual, sean o no conocidos. No tienes que dar importancia a unos empleados mas que a otros por tener diferente tipo de relación, mantener el equilibrio en el trato con ellos contribuye a un clima laboral tranquilo, pueden surgir rencillas como consecuencia de esto.
       Pero si no tratas a todos por igual, saltarán los comentarios negativos, aumenta la falta de autoridad, la confianza se pierde poco a poco y la imagen como líder queda dañada. Aunque hables con tu “amigo” de temas de fuera del trabajo, las dudas surgirán si das motivos para hacerlo. Tampoco creo que sea bueno ponerte esa cara de “jefazo” e ir como un sargento, pero si cuidar las formas con el trato a cada empleado.
       Puedo sacar alguna conclusión de este tema,  ¿la amistad es buena en el trabajo? pienso que si, pero tener cuidado en cómo gestionarla es importante para no crear problemas entre los compañeros. Tener claros los puesto de trabajo considero que influye mucho, para ello se ha de trabajar cada día en que el trabajador sepa cuál es su posición en relación a su líder, encargado o “amigo”.