¿Cómo detectar y solucionar las quejas en el equipo?

       No hace mucho que leí un articulo sobre las quejas y habia una idea clara, que si una persona con buena actitud y pensamiento positivo se relacionaba con otra donde la queja era su rutina, al final las neuronas espejo que tenemos copian ese comportamiento, nos infecta y nos volvemos quejicas.       
 
     En todas las empresas hay quejas y sobretodo “quejicas”, ese perfil de empleado que no está de acuerdo con nada, que no para de sacarle pegas a todo y que en definitiva no está contento con nadie.
 
     La queja es un virus que se propaga rápidamente y sin darnos cuenta infecta muchos elementos de una plantilla. Los lamentos influyen mucho en el clima laboral y si además se trabaja con presión no es buen acompañante.
 
     El “quejica” suele expandir ese malestar por todo el equipo de trabajo y sin quererlo se carga la mochila de preocupaciones de más no atendiendo aspectos importantes de su trabajo, suele meterse en todos los asuntos para entorpecer las conversaciones. Esa inquietud puede traspasarla a los compañero sin darse cuenta y provocar discusiones sin sentido. 
 
    Reñir es otro elemento que aparece con las quejas y en el puesto de trabajo es normal por la manera diferente que tenemos de ver las cosas, siempre que sea de una forma constructiva para mejorar los procesos es bienvenido, pero si se hace por dañar al compañero no es adecuado seguir por ese camino.
 
      Un factor determinante en las relaciones entre empleados son las malas contestaciones, consecuencia de las quejas; puntos de vista, reparto de responsabilidades, ejecución de tareas pueden ser los temas que provoquen esas respuesta con intención molesta.
 
      Todo esta acumulación de tensión y nervios se traduce en la pérdida de concentración y los posibles errores. Fallos en cualquier sentido, pero los de mayor importancia son relacionados con el aumento del riesgo de accidente por descuidos y falta de seguridad.
 
       La queja es un mal que está en el ambiente, que si se le da importancia puede influir de manera negativa en los equipos de trabajo. Si por el contrario cuando salta una se  debe valorar y analizar, intentando hacer lo posible por resolverla será mejor,  si no se puede hacer nada porque no es de nuestra competencia no darle importancia y considerarla un factor de distracción dentro de la rutina del grupo.
Anuncios

Personas que se creen por encima de los demás en el trabajo…..

      Este tipo de personas abunda en las organizaciones, al igual que la clase de gente que te comentaba en el articulo anterior. Pueden tener rasgos parecidos las dos clases de trabajadores: el que se mete en todo y este, el que se cree por encima de los demás. Es cuestión de actitud en el trabajo, un comportamiento te lleva al otro e incluso a otros perfiles que te contare mas adelante.

 

Caminando por la calle sueles encontrar a gente que te mira por el encima del hombro o que se creen mas que tu, no haces caso y sigues, pero ¿que ocurre cuando esa forma de actuar se hace en el trabajo? supone una fuente de problemas y genera mal clima laboral.

4

Estas personas quieren codearse con los mandos intermedios o superiores e interpretar un papel protagonista por encima de sus compañeros de puesto. Pone en duda informaciones que le transmite el jefe de su equipo o en su caso el empleado que lo está formando, si es nuevo y prefiere no hacer caso a ninguno de los dos. Otro detalle que destaco  de este perfil son los beneficios que pretenden obtener en su lugar de trabajo, no centrándose en lo importante, que es el desarrollo de sus tareas.

 

También suele representar varios papeles durante la jornada, a veces va de víctima, se queja de la desinformación que le llega por parte de los encargados, en resumen, quiere desviar la atención hacia él para protagonizar el momento.

 

En este conjunto de trabajadores con esta “cualidad” quiero incluir a los “ayudantes de….” esos compañeros que por ser los asistentes de un alto mando se toman la licencia de mandar, opinar y exigir algo que está fuera de sus responsabilidades. Se creen superiores solo por estar en algún departamento con peso e importante dentro de la organización, su chulería y altivez crean un mal ambiente en la plantilla.

5

Han desarrollado la habilidad saltarse la jerarquía de mando y conseguir privilegios en la realización de tareas a través de la pena y el engaño. Son como duendes que van dando palos para ver que consiguen.

 

Es complicado combatir una conducta así si está muy interiorizada en esa persona, lo que se puede hacer es explicar seriamente los errores que comete y dejar claro que el encargado es su enlace más directo. Ante todo mostrar autoridad y seguridad en las decisiones que se toman, si se da el caso tomar medidas y explicar la situación a los superiores.

¿Asistir o no a las comidas de empresa?

      Estamos en días estresantes y con muchos compromisos, cenas y comidas familiares, quedadas con amigos, comidas de empresa, un sinfín de actos que al final agotan. Voy a centrarme en los últimos, cenas o comidas de empresa. Como te adelanté en una publicación anterior, ¿es conveniente ir a una comida de empresa? ¿aguantar al compañero que te hace la vida imposible todo el año? ¿permitirás las gracias de tu jefe cuando en un dia normal no se puede ni hablar con el? y el momento de la exaltación de la “amistad” ¿estás dispuesto a que te digan lo bueno que eres?. Son situaciones que se repiten en una reunión con los compañeros de trabajo, ¿hay que asistir o no a la comida de empresa? si lo haces debes estar dispuesto a padecer ciertas actitudes que en condiciones normales no harías y si no vas, puede que seas el comentario por haber huido de ese compromiso.
2
    La fuerza para sobrellevar estas obligaciones es la actitud con la que te enfrentas, si vas dispuesto a pasárselo bien y no hacer caso de lo que digan lo harás, pero si antes de entrar ya estás mosqueado puede que acabes bastante mal al final del día.
    Tolerar ciertas situaciones en este día dicen mucho de ti, por el bien de los demas, asi el equipo no sufre desgaste a causa de la diferencias que tienes con algún compañero. No aproveches el día para decir cosas que no dirías en un día normal. Por tanto cumple con los compañeros y no generes malos rollo en un día para divertirse entre todos.
    Es complicado pasar el mal rato de la comida pero si lo haces de la mejor manera posible te servirá para resetear todo lo acumulado durante el año y empezar con energía renovada. Si por el contrario no guardas buenos recuerdos de esa reunion te seran un lastre durante un tiempo; comentarios, miradas, actitudes hacia a ti se pueden producir, por ello pasar desapercibido y no generar mal ambiente.
       Para concluir, plantea la comida de empresa como un reto a superar, porque situaciones complicadas con los compañeros en la empresa vas a tener, tómalo como un entrenamiento para cuando vengan los problemas de verdad,
                                                 saludos y felices fiestas

Día de estreno, momento difícil para el empleado.

      Tras la semana extraña a causa del puente se vuelve a la normalidad, por poco tiempo, ya que la fiestas están cerca. He vuelto a mi supermercado habitual para hacer la compra de la semana después de estar cerrado unos días por reforma. Me ha llamado la atención lo que he visto, no como han diseñado el nuevo “super”, que está muy bien, sino por los empleados. Cómo se desenvuelven en su puesto después de un parón y además estar supervisados por gente que no pertenece a esa tienda.

    Para empezar, la visita del alcalde de la localidad no la ha guiado el jefe de tienda habitual (ya que conozco al personal de tanto ir a comprar) sino que ha sido algún jefe de zona, pero el que siempre está allí ni ha aparecido, bueno si, para despedirlos.

   Otra sensación que he captado ha sido el nerviosismo de los empleados, siendo la tienda la que siempre han estado. Ya no se si era por el leve cambio de ubicaciones en productos o porque los clientes no sabían donde estaban algunos productos y preguntaban, normal después de la renovación.

    En la línea de cajas, las cajeras estaban bajo la vigilancia de dos compañeros, externos a ese supermercado, pero de la empresa, para que la fluidez en el cobro a los clientes fuera efectiva. Lo crítico es que en ningún momento han intentado prestar ayuda, sino que, comentaban los errores a la cajera y además transmitían que debían decir a los clientes respecto algunos cambios, en fin mucho estrés. Delegaban el paso de información cuando ellos también pertenecen a la empresa, aunque no estén en su zona habitual. A todo esto le sumo el sistema nuevo de paso por caja en los productos, más complejo, pero sí más informativo para el consumidor.

  Por otro lado, dos trabajadores comentaban las dificultades del sistema para arrancar ese primer día y se alegraban de haber podido solucionar los problemas, saliendo de una situación complicada.

   Como en cualquier estreno hay nervios y agobio, en la mayoría de organizaciones las plantillas están más que preparadas para superar días así, ya que cuentan con experiencia, por el tiempo que llevan en las tiendas. Pero no hace falta aumentar ese malestar incluyendo personal externo a esa tienda, aunque pertenece a la organización, para supervisar, al menos solidaridad y ayuda por el bien del desarrollo de las tareas.

   No hay que entorpecer a los compañeros, aunque sean días decisivos, sino solidarizarse en momentos complicados, porque seguramente, esos “vigilantes” han sido vigilados con anterioridad y si han recibido ayuda, bien agradecidos estarán.

   En resumen, hay que hacer equipo allá donde vayas, aunque no sea tu puesto de trabajo habitual, debes sembrar compromiso y ayuda, para recoger buenas actitudes y implicación. Seas del equipo A o del B eres del mismo conjunto, donde compartes los mismos objetivos, por ello se más solidario en el trabajo, te lo agradecerán.

Críticas a las ayudas fuera de tu departamento.

          Para tratar el tema de esta semana antes te tengo que poner en situación. En el último partido de la selección italiana de fútbol, su gran portero Gianluigi Buffon anunció su retirada de ella, hasta aquí todo normal. Pero la polémica saltó cuando el árbitro del encuentro se quiso hacer una foto con el guardameta, los comentarios en los medios no tardaron en llegar. Compañeros y excompañeros del árbitro, delegados, directivos, presidentes de organismos futbolísticos etc, declararon su opinión y entre ellas criticaban su actitud, no estaba todo el mundo de acuerdo con la acción que hizo el árbitro.
       ¿Te suena esta situación?¿has pasado por algo parecido? ¿te han llegado críticas porque has ayudado o te has “relacionado” con otro departamento?. Se duda de su actitud y compromiso de esos compañeros que hacen favores a otras secciones. Para mi es extraño que ser cuestionado por prestar ayuda, es decir, que en definitiva somos todos empleados de una misma organización y con su progreso supone tranquilidad para los trabajadores.
 1
   Cuando estas ideas se sitúan en el ambiente sobre un empleado que presta sus servicios en otro sitio donde no pertenece, dudamos de su responsabilidad, la primera idea que nos viene es que es un “pelota”, que si ahora lo hace él nos tocará hacerlo a los demás, en resumen, críticas al comportamiento de este trabajador.
   Pero no caemos en la cuenta que estas acciones sirven para compenetrarse con otras secciones, complementar trabajo con los demás compañeros. Sirve para facilitar el desarrollo de las tareas cuando llegan los momentos de agobio y nervios y por supuesto la cooperación en aportar soluciones.
    Cada empleado es diferente, su personalidad define sus actitudes en el momento de desarrollar sus tareas y esa actitud proactiva supone un plus en los equipos de trabajo. Entenderse entre secciones produce una mayor cohesión como organización, aumenta la productividad, por supuesto genera mejoras, porque cada uno puede aportar acciones creativas desde puntos de vista diferentes.
 3
    Alguna vez he oído que una fábrica es una máquina compuesta de engranajes, que una empresa que trabaja en la producción en cadena está diseñada por muchos eslabones. Por tanto, este tipo de actitudes sirven para unir secciones con diferentes faenas, pero que suman en el resultado final.
   Si se detecta el rechazo por parte del equipo a estas ayudas, el líder debe atajar el problema en su inicio, porque creará un malestar que no es positivo para el progreso de la sección.

Veteranía y juventud en una plantilla. Características.

        Las plantillas en las empresas se puede parecer a los deportes de equipo, es más, son similares porque actúan igual, pero de trabajo: llegando a los objetivos establecidos y consiguiendo las metas, se puede considerar una victoria al igual que en el deporte. En la configuración de esa plantilla interactúan varios perfiles de gente.
       Lo más beneficioso no es el perfil personal de cada empleado sino la actitud e implicación de cada uno en el trabajo. Las características que tiene cada equipo de trabajo cada uno representa su rol, los veteranos de una manera y los jóvenes de otra, la misión de buen líder es combinar estas personas de la mejor manera posible, conseguiremos una equipo bien compacto y con una misma visión. Cada grupo de trabajadores aporta una serie de ventajas e inconvenientes:
  • Veteranos: son personas que llevan muchos años en la empresa, por tanto conocen su trayectoria y la reputación que tiene, es difícil que se les engañe planteando situaciones que no son reales, ya que su antigüedad les permite haber vivido muchas contextos parecidos y conocen los síntomas, saben cuando se está en un momento difícil o cuando no. Aportan un nivel de experiencia adquirido por los años, gracias a su trabajo rutinario parece que todo sea más fácil. Este tipo de personas no tiene tendencia a ponerse nervioso en momentos de estrés, ya que esos años les hace tener serenidad cuando los nervios salen. Un inconveniente que veo, es que cuando hay que aportar nuevas ideas, son más reservados, les cuesta cambiar algo, ya que han trabajo de la misma manera durante mucho tiempo y eso supone salir de la zona cómoda. O si se quiere implantar algo nuevo son algo reticentes a aceptarlo. Es normal este comportamiento ya que durante muchos años han hecho las cosas de una forma y se resisten al cambio. Pero en resumen, tener un porcentaje de veteranos te supone que guíen a las nuevas generaciones y su equilibro con ellos es importante.
  • Juventud: cuando digo juventud no tiene porque ser gente joven en edad, sino que su antigüedad en la organización es menor. Al llevar poco tiempo en la empresa son más fáciles de convencer o venderles ideas que no se ajustan a la realidad, aunque se den cuenta. Suelen estar más despiertos y se interesan por la actualidad de la organización, en mucha casos su implicación es total, la preocupación por su futuro va ligada al camino que la empresa lleve. Son más resolutivos aunque les cuesta empezar, su aporte en mejorar los procesos de trabajo se hace mas rápido, por tanto pueden equivocarse con mas frecuencia. En situaciones de estrés suelen quedarse parados, la falta de capacidad de decisión y los nervios traicionan muchas veces, tienen miedo a la equivocación. Hay algunos que son esclavos de las “medallas”, el quedar bien ante los jefes sin mirar cómo perjudica a los compañeros. Egoístas en busca del reconocimiento y el favor de los demás. 

todos

    Mantener la estabilidad entre veteranos y jóvenes es fundamental para la buena marcha del equipo de trabajo. La combinación entre ellos debe ser proporcionado, porque si hay muchos jóvenes y pocos veteranos pueden surgir carencias, al igual que si hay muchos veteranos y pocos jóvenes. Por ello porcentaje de cada uno será nivelado, teniendo en cuenta de que en cada grupo hay perfiles diferentes de personas.
    Como he dicho al principio, tener un camino trazado en varios aspectos; objetivos, metas, productividad, rutinas de trabajo, características donde puedas acotar el desarrollo del grupo de trabajo. A partir de aquí incentivar la participación, apoyar las ideas que sean beneficiosas para todos, buscar consenso en el desarrollo de tareas, trabajar con la ideas de que son todos del mismo equipo, es decir que llevan el mismo escudo, independientemente de cual es tu puesto de trabajo. Que se apoyen unos con otros, inculcar la solidaridad en el trabajo, su compenetración es básica para avanzar en nuevos retos.
   En resumen, la combinación entre jóvenes y veteranos es un arma de doble filo, si sabemos gestionar cada grupo de una manera independiente y unirlo con éxito, resultara  un equipo cohesionado y compacto. Pero si por otro lado, saltan diferencias y disputas entre ellos, no sabemos actuar con determinación y claridad, tendrás un polvorín que en cualquier momento puede estallar. Aplicar el sentido común en muchos casos te supone ver las cosas desde una perspectiva más clara y no perderte en la confusión.

Etapa difícil: como lo dices a tus empleados.

     A lo largo del año, las ventas, productividad, beneficio son factores que influyen en la dirección de una empresa y con mas motivo si tu producto es estacional, va pasando por altibajos durante meses: en unos tienes picos muy altos, otros apenas se mueve el mercado y en la mayoría de ellos mantienes un equilibrio.
     Por tanto, si analizas puedes sacar una idea clave; de que tu mayor volumen de venta esta centrado en una franja del año muy especifica, donde tus ventas dependen de variables externas: comportamiento del consumidor, tiempo, poder económico, etc. No hay seguridad cuando analizas a las otras empresas de tu sector e incluso a tu competencia, te queda claro que todos están en situaciones parecidas. Es el momento donde empiezan aparecer noticias en los medios de comunicación avisando de la dificultad de la campaña, de la poca venta de esos productos, paros de producciones y envío de gente al paro.
     Es una escalera donde la información va adquiriendo mas importancia a medida que pasa el tiempo, en un principio no te afecta, pero cuando las noticias que se publican guardan relación entre ellas, aparecen declaraciones de empresarios, los economistas aportan su opinión y los presidentes de organismos salen a tranquilizar, es cuando los rumores dentro de la empresa florecen; aquí y aquí explico los dos tipos de rumores a los que se enfrenta una empresa.
images
              Destacar que los trabajadores de las organizaciones donde éstos tienen mucha antigüedad pueden hasta acertar el desarrollo de la campaña sin ser expertos, solamente con la experiencia de los años son capaces de determinar en que momento esta la empresa y por supuesto el sector, pero existe un fallo importante, estas personas que se sienten “gurus” gracias a sus tantos años en la empresa no se fijan en que el sector esta igual, que la competencia esta de la misma manera o peor, solo apuntan un horizonte negro y sin salida. Cuando los “bulos” van cogiendo fuerza es cuando los directivos deben actuar e incluso para que no crezcan, pero una vez detectado el problema se plantea una pregunta muy complicada como jefe operativo o coordinador de sección; ¿como transmito a mis empleados esta complicada situación?.
           Lo que opino es que para esto no hay un manual y tiene que ver mucho con la personalidad de cada uno. Pero está claro es que la información que se transmite debe ser clara y nada confusa, no dar pie a malas interpretaciones y por supuesto a sembrar el caos e inseguridad en la plantilla. No quieras engañar a tus trabajadores presentado un entorno bonito, debes plasmar la realidad, la dificultad por la que se está pasando, pero eso si, sin agravar, sin dramatizar y apelar a la responsabilidad de cada uno en su puesto para dar lo mejor de cada uno y mantener la unidad. Es cierto que la situación del mercado no depende del empleado, pero si que influye en el clima laboral, por tanto, dejar trabajar a los que se encargan de ello y no descentrar de sus tareas, los trabajadores a seguir con una actitud de implicación y entendimiento hacia la dirección y sus departamentos.
          Como líder en una sección conocerás bien a tus empleados, una razón de peso para saber como comunicar el estado de la empresa. Si detectas de donde vienen las mayores dudas, hablas con el empleado para tranquilizarlo o explicarle con mas detalles lo que está ocurriendo. Si tu tienes seguridad y fe en lo que se está haciendo tus trabajadores serán el altavoz de cara a otros departamentos. Esta actitud es la que debes de fomentar y el trabajador se sentirá respaldado, tendrá una mayor confianza en los superiores.
          Es complicado manejar un entorno donde todo no son buenas noticias, la idea principal es que se está trabajando todo lo posible por superar los obstáculos y las dificultades, no engañes al personal, explica la dureza de la situación y pide ayuda, que todos participen desde su puesto de trabajo a una mejora del ambiente laboral. Lo peor que se puede hacer es responsabilizar a elementos externos de las circunstancias, no hay que excusarse, ya sabemos que no es problema nuestro. Sumar no restar, se cuenta con una plantilla experimentada (en la mayoría de organizaciones) e implicada en su trabajo, aprovecha los atributos que te da tu personal.